jueves, 15 de noviembre de 2018

¿QUÉ HAY TRAS LAS OFERTAS DE TRACTORES “DESDE”?


BIENVENIDAS LAS OFERTAS DE TRACTORES
No descubro nada si afirmo que me gusta hablar de transparencia en el mercado de tractores.
Desde el comienzo de este blog voy dándole vueltas a esta idea y ejerciendo mi pequeña presión a los fabricantes para que sus políticas comerciales vayan encaminadas a conseguir un mercado claro y transparente y cada vez con más semejanza al propio mercado de compra-venta de automóviles.
Y como no citar la “gran cruzada”. Me refiero a esta entrada que si bien está teniendo una participación muy discreta, es cierto que desde que se publicó (noviembre del 2015) está, semana tras semana, entre las entradas más populares: Precios reales de tractores (en resumen que a los agricultores les gusta ver los precios del vecino pero no proporcionar los suyos...  👀  😢)
Así que me toca llorar. Lloro por los tiempos pasados, cuando los precios de los tractores se publicaban en las revistas de divulgación e incluso por el propio Ministerio de Agricultura. Lloro por las culpas ajenas al igual que las propias. Y tanto lloro me da fuerza para pedir una vez más transparencia a los fabricantes.
El caso es que ellos, los fabricantes, siempre me responden algo que es verdad. Me refiero a cuando afirman “que el tractor es un producto tan “a la carta” que resulta difícil dar precios cerrados”. Mi respuesta también siempre es la misma, “de acuerdo con la apreciación, pero al menos que pongamos un precio “desde”

LAS OFERTAS “DESDE”
Bueno pues los fabricantes cada vez se decantan más por estas ofertas "desde" y lo celebro.
Desde hace unos meses se han sucedido ofertas de John Deere, o de Massey Ferguson o de New Holland… Sin embargo echo en falta claridad en las mismas. Es cierto que pone “desde” y eso para mí ya es un buen comienzo pero ¡puñetas dame la especificación!… Es como si la publicidad lo que buscase es conseguir que el cliente entre en la concesión pero sin “comprometer” en exceso la negociación del concesionario.
La unidad expuesta en FIMA 2018
Una est apta via (sólo hay un camino correcto): ¿De qué sirve decir tractor tal desde xxx € si no se dice cual es la especificación que incluye ese precio? Invito al lector a entrar en las ofertas de las marcas. Comprobareis como en unos faltan los neumáticos, en otros te dicen que “consultes con tu concesionario”, en otros no pone si va con cabina o si la cabina lleva aire acondicionado… ¿Por qué no damos el siguiente paso? la seriedad.
La especificación mínima debe decir la serie, el modelo, los neumáticos (al menos las dimensiones), la cabina y su equipación, características de bomba y salidas hidráulicas)
Un ejemplo: Sé que todos me entienden, pero por si acaso quiero poner un ejemplo de lo que pido. El ejemplo concreto de "buen hacer" es el del anuncio de Arbos por su Lovol 504. Se trata de un anuncio que ya apareció en FIMA 2018 y que se puso en uno de los patios centrales y que se oferta incluso con pala incorporada y garantía.
Es cierto que es un tractor “pequeño” “humilde” pero el ejemplo vale para cualquiera.

OFERTA DEL LOVOL 504
Efectivamente se expuso en Fima 2018. Ya comenté allí las buenas impresiones que produjo en parte de los agricultores (se puede recordar en: Heredarás la tierra o como varios agricultores han visto Fima 2018)
Lovol 504: Está pensado para empresas agrícolas de horticultura, viveros y por supuesto en fincas con frutales y vid.
Lovol es un grupo chino que es el que controla totalmente al grupo europeo Arbos con sede en Calderara di Reno y que ya tiene entre sus marcas a Goldoni y Matermacc. (Recuerdo al lector que puede tener acceso a más información sobre la marca Arbos y el grupo Lovol pinchando aquí)
El pequeño Lovol está fabricado en China y es un tractor simple y fiable con una baza muy favorable que es su precio.
Al 504 le han dado una apariencia muy europea y con un diseño muy atractivo “made in Italy” en el que destacan, por encima de todo, sus “ojos” gatunos
Especificación del Lovol 504
Motor: 4 cilindros, 3168 cc., Etapa III A, inyección directa
Potencia (ISO TR 14396, ECE R 120): 50 CV (2400 rpm); 180 Nm (150 rpm)
Depósito de combustible: 65 L
Transmisión: Doble disco en seco; 12 + 12 velocidades sincronizadas (4*3).
TDF: 540/1000
Frenos: Multidisco húmedos
Eje delantero: 4 RM
Circuito hidráulico: Centro abierto, 45 litros por minuto; dos distribuidores de doble efecto.
Elevador: Cat. II; Control de esfuerzo y posición; Capacidad máxima (OCDE a 610 mm): 1400 kg;
Cabina: Suspendida en 4 silent-block; La oferta incluye el Aire Acondicionado; Techo solar y limpia trasero.
Neumáticos: 8,3-20 y 14,9-24
Pala: Original Stöll con cazo de 1,60 m y 0,52 m3




jueves, 8 de noviembre de 2018

ANÁLISIS DE COSTES DE INVERSIÓN EN EL VIÑEDO EN ESPALDERA


INVIERTIENDO EN LA AGRICULTURA
¿Y por qué alguien querría invertir en agricultura?
Entiendo que se pueden dar varias razones. Contaré un caso que me ha ocurrido.
Resulta que yo mismo recibí hace unos pocos meses un encargo de un grupo inversor para que les diese mi visión de análisis de la inversión necesaria, y su plan de amortización, para plantar unas 200 ha de viñedo en espaldera en CLM.
La agricultura igual que cualquier otra actividad: Lo que le gustó al cliente es que yo enfocase el análisis de inversión agrícola como si se tratase de cualquier otra inversión económica. La actividad agraria no es, no debe ser, diferente a cualquier actividad económica desde el punto de vista de gestión. En economía todo es relativo, es decir que cualquier variable debe medirse respecto de otros patrones. Si se dice ‘esto es rentable’, es porque se analiza en función de otras posibles alternativas abiertas a nuestras posibilidades.
Si se decide invertir en vides es porque sus ratios de explotación son positivos. Si además tenemos en cuenta connotaciones de otra índole más “bucólicas y bohemias” como el gusto por la naturaleza, la conciencia verde... pues mejor.
¿Y por qué precisamente en viticultura?: Lo dicho, quizá por rentabilidad, quizá por "romanticismo". Es cierto que la vid y la crianza del vino tienen algo mágico. No encontraremos ninguna otra actividad agraria que denote tanto señorío como la vid. Seguro que los del olivo ya están “de uñas” y les doy la razón. También el olivo tiene ese señorío, esa tradición, pero a diferencia del aceite, el vino tiene más “glamour”… ¿no? (bueno al menos es menos “untuoso” y su “éxito social” está garantizado)

¿INVERTIR EN VIÑEDO?
Hubo un tiempo, no hace tanto, que este tipo de inversión estuvo muy de moda. ¿Recordáis?, deportistas, gente del espectáculo, grupos de inversión… Una vorágine de “nuevos ricos” que se lanzaron a invertir en viñedos, algunos también con bodega incluida. También lo hicieron en otros cultivos (especialmente el olivar) pero fue menor.
Aquella “fiebre” pasó (creo). Ahora es cuando se está decidiendo quien puede permanecer en el mercado y quien no.
Estercolado de fondo
Lo que pasa es que pensando como inversor y escuchando los constantes comentarios sobre la poca rentabilidad del cultivo, los vaivenes del mercado del vino, los riesgos climáticos… A mi también me cuesta creer que alguien quiera invertir en esto, ¿por qué habría de hacerlo? ¿por qué arriesgar mi dinero? Al pensar como viticultor la cosa cambia, entre otras cosas porque manejo los riesgos (tengo la historia tras de mi) o porque no tengo otra cosa o por la inercia familiar o, simplemente, por amor al cultivo.
Es cierto que, al menos a los inversores que yo he conocido, barajan algunas cartas “poderosas”. Efectivamente, y coincido con ellos, hay cosas, todavía hoy, “muy mal hechas”: siguen sobrando vides en el ámbito extensivo, de cepas de mala calidad y mucha cantidad. Sobran, sobrarán más aún, cepas de productores con variedades no demandadas por el mercado, con producciones de 10, 12 y 15 kg; variedades sin sabor y sin aroma. Sobra, y sobrarán, vinos anodinos, fermentados de la misma forma. Eso ya no lo demanda el mercado. Nunca lo demandó, pero antes no había otra cosa.
Y sobre todo si tengo, dice el inversor, una buena vía de comercialización… la cosa pinta bien. En estos momentos estamos en un mercado exigente que quiere que le proporcionen caldos diferenciados, con argumentos de marketing para conquistar terreno a otras bebidas o incluso a otros vinos.

ANÁLISIS DE COSTES
Premisas iniciales:
Para estimar los costes he supuesto que se quiere realizar una plantación de viñedo (con los derechos pertinentes) en una tierra de barbecho, en secano, método de cultivo en espaldera a marco de 3*1,5 m2 (2200 plantas/ha), y sin optar a ningún tipo de subvención (Ayudas a los planes de reestructuración y reconversión de viñedo)
Para aligerar cálculos, he considerado los costes de poner una hectárea de viñedo en una parcela idílica de 100*100 m2.
Preparación de la tierra
Medios manuales de plantación, alternativa para "los pequeños"
Lo habitual es que se proceda a plantar viñedo o bien en una parcela que ha estado previamente de barbecho o bien en un “antiguo” viñedo. En el primer caso, y dependiendo de varios factores, podemos optar por no desinfectar la tierra, pero en el 2º caso, y según mi experiencia, es imprescindible hacerlo.
Desinfección del suelo: Realizar una desinfección cuando la parcela ha estado cultivada de viñedo en los últimos años es imprescindible. La desinfección va encaminada a preservar la sanidad por reducir los síntomas de virosis que se encuentran en muchos viñedos. El “líquido” desinfectante ataca a nematodos y larvas que hay en el suelo. Los nematodos atacan las raíces de las cepas para alimentarse de las mismas y consiguen debilitar mucho a la planta provocando clorosis, sarmientos planos, entrenudos cortos y al final la muerte de la propia cepa.
Para este estudio he supuesto plantación en tierra de barbecho “descansada” y que optamos por no hacer desinfección. Si el lector quiere contemplar la desinfección pues debe añadir el sumando.
Labor profunda: A esta labor se le denomina desfonde o subsolado. Un desfonde remueve los horizontes y mezcla y voltea el terreno, luego se hace con aperos que voltean la tierra. El subsolado no mezcla horizontes y solo rompe costras y suelas de labor en horizontes profundos que permite un mejor enraizamiento de profundidad para las cepas. Un buen subsolado se debe ir, mínimo, a una profundidad de 70 cm.
Coste/ha: 150 €/ha
Despedregado: No se olvide el lector de esta labor. En muchas parcelas será necesario y en otras conveniente. Yo no lo he considerado al suponer que el terreno proviene de un buen barbecho sin un porcentaje importante de piedras en parcela. De considerarse la labor de despedregado hay que sumar unos 200 a 300 €/ha
Labores secundarias: Tras el desfonde o subsolado lo mejor es dar 1 labor de semichisel y posteriormente cruzar la labor con cultivador. Si no se tiene la posibilidad pues entonces hacer dos labores cruzadas de cultivador (semiprofundos ó 15 cm) Con ello se iguala el terreno y se mezcla bien la tierra que la labor profunda ha traído desde abajo
Coste/ha (semichisel): 60 €/ha
Coste/ha (cultivador): 40 €/ha
Viñedo en regadío: Los datos recién publicados por el MAPAMA hablan que de las 953.607 ha de viñedo que hay en España el 38,6 % de su superficie es viñedo de regadío, es decir, 368.101 ha.
Navarra es la comunidad con más proporción de riego en el viñedo (58,4%) seguida de Baleares (65,3%) y CLM (48,5%)
Estercolado de fondo: Ideal es poder realizar un estercolado de fondo con remolques enterradores. En los planes de reestructuración de la Administración existen ayudas para el abonado en plantación. Mi opinión sin embargo es que no es conveniente realizar este abonado durante el año de plantación, siendo mejor hacerlo a la siguiente temporada (2ª verdura); si que aconsejo el estercolado previo a la plantación. Una precaución, no se debe hacer en la línea que será de plantación si no o bien en dirección perpendicular o en la dirección de plantación pero a 0,5-1 m de lo que serán las futuras líneas de planta. La dosis sobre 4-5 kg por cepa; se debe elegir un buen estiércol, bien curado, procedente de ovino, caballar.
Coste/ha (estiércol): 4*2200*0,025=220 kg
Coste/ha (labor): 0,008 €/kg*8800 = 70 €/ha
Replanteo y plantación: La planta elegida está ya injertada y proviene de vivero certificado. La plantación se hará en seco, sin savia, durante los meses de parada vegetativa, aunque existen técnicas de plantación en verde durante los meses de verano en aquellas fincas con disposición de riego. La plantación en verde es más cara pero se gana, al menos, un año en el cultivo.
Para la plantación, aunque se puede hacer a mano con las técnicas de siempre, lo habitual es utilizar servicios expertos de plantación con plantadoras suspendidas en tractores guiados bien con láser o bien, lo común actualmente, por señales de GPS de alta precisión. En el coste de plantación están incluidas las labores de marcado.
Coste/ha (planta): 2200*1,10 = 2.420 kg
Coste/ha (plantación): 700 €/ha
Laboreo de asentamiento y aporcado: Una vez realizada la plantación conviene hacer un laboreo con cultivador para asentamiento y aporcado de la planta.
Coste/ha: 40 €/ha
Protectores conejos y entutorado: Protege a la planta de conejos, pero también de pequeños roedores. Además hace a la vez de invernadero, protegiendo a la planta de vientos o incluso heladas. Mi experiencia es que el protector mejora mucho el porcentaje de desarrollo.
Los protectores se suelen fabricar en polipropileno translúcido y llevan protección anti ultravioletas. El diámetro suele ser de 10-11 cm y con una altura de 40-50 cm
Lo más barato es colocarlos justo tras la plantadora que la tierra está mullida. Es una operación que se hace a mano. Al mismo tiempo o de forma inmediata se coloca un tutor, normalmente de bambú, que sirve para guiar a la planta en su crecimiento
Coste/ha (protectores): 2200*0,32 €/udad.= 704 €/ha
Coste/ha (tutores): 2200*0,20 €/udad.= 440 €/ha
Coste/ha (mano de obra): 90 €/ha
Emparrado: En la conducción de la vegetación se utilizan postes y alambre.
Por una parte están los postes de cabecera (principio y fin de línea) donde se realiza el tensado del alambre. Lo habitual es recurrir a postes de acero galvanizado en ‘L’ y con hendiduras para dirigir y tensar el alambre aunque también se suelen poner de madera. La altura de estos postes es de 2 a 2,20 m
Los postes cabeceros se tensan con unas hélices clavadas a profundidad (sobre 0,75 m) que serán las que soportan la tensión de los alambres.
El resto de postes, los intermedios o de vegetación, se ponen cada 3, 4 o 5 cepas (en función de variedad y producción estimada) Son de acero galvanizado con escotaduras para soportar a los alambres. La altura de estos postes es de 1,8 a 2 m.
La ‘plantación’ de postes se hace “a golpes” bien con herramienta manual o bien utilizando máquinas hidráulicas acopladas al tractor o incluso herramientas manuales con un pequeño motor de gasolina.
Los alambres, de acero al carbono con protección galvanizada, se tienden con devanadoras. Se suelen colocar 3 o 4 alambres (sin contar el del gotero suponiendo que exista) El alambre de formación es más grueso pues es el que soporta a la planta. Los alambres de vegetación son más finos pues solo tienen como objetivo sujetar a la planta en un plano.
Aunque la colocación de postes se puede hacer en el año de plantación (otra de las exigencias administrativas) es preferible hacerlo en el 2º año para tener libertad de laboreo durante este primer año.
Coste/ha (postes extremos): 65 udes.*4,5 €/udad. = 292 kg
Coste/ha (postes intermedios): 510 udes.*2,5 €/udad = 1.275 €/ha
Coste/ha (hélices): 65 udes.* 1,3 €/udad. = 85 €/ha
Coste/ha (3 alambres, 1 formación + 2 vegetación): 3100 m/alambre * 3 alambres * 0,036 kg/m*1,45 €/kg = 485 €/ha
Coste/ha (elementos de unión y tensado de alambres): 137 €/ha
Coste/ha (mano de obra): 550 €/ha
Otros: A partir de aquí los gastos decrecen mucho, durante el resto de la temporada se habrá de vigilar el mantenimiento de la tierra libre de hierbas que puedan competir restando nutrientes y agua a las plantas recién puestas (en esta primera verdura yo apuesto por no hacer escarda química y preferir la manual) y en mantener aireado el suelo con dos pases de cultivador.
Clavapostes manual a gasolina
Coste/ha (cultivador): 45 €/ha *2 = 90 €/ha
Coste/ha (mano de obra): 150 €/ha

Sumando:
Sumando todas las partidas que se han ido desglosando se obtiene que los gastos inherentes a la plantación de 1 ha de viñedo en espaldera (sin considerar la compra de la tierra) es de: 7.998 €/ha

Gastos no considerados: No se han considerado ni la contribución rústica, ni contribuciones e impuestos municipales (por ejemplo: arreglo de caminos), y los seguros agrarios.

Fuentes consultadas:
Trabajo terminado