jueves, 21 de mayo de 2020

ECHABA DE MENOS EL SERVICIO DE EXTENSIÓN AGRARIA Y… ¡LO HE ENCONTRADO! (pero no en España) (Parte II.- Lo que es en Brasil)

Impartiendo tecnología de aplicación de fitosanitarios. 2019
En la Parte I se repasó lo que había sido el Servicio de Extensión Agraria (SEA) en España. Ahora pasamos del ByN al color, para ver como funciona el servicio hoy en Brasil
La descripción del SEA brasileño (Emater) corre a cargo de dos conocedores de la realidad del campo brasileño , José Fernando Schlosser y Rovian Bertinatto, que, además de colaboradores habituales con el Emater, pertenecen al NEMA, laboratorio Agrotec, de la UFSM

DE LA HISTORIA BRASILEÑA
En la historia de la agricultura brasileña existe un inicio de transferencia de información técnica a los agricultores, le llamamos extensión rural y se produce desde finales del XIX. Fue entonces cuando se implantó el Imperial Instituto Bahiano de Agricultura (IIBA), con laboratorios y campos experimentales en la ciudad de São Francisco do Conde-BA, y que se considera la primera institución strictu sensu de investigación y enseñanza superior agropecuaria en Brasil.
Es en 1929 cuando da lugar la primera acción de Extensión Rural, denominada “Semana do Fazendeiro”, con diversos cursos y charlas. Este evento sigue realizándose incluso a fecha de hoy y lo realiza la Universidade Federal de Viçosa, estado de Minas Gerais. En la década de 40 ya habían sido organizadas dieciséis de esas semanas ruralistas en Brasil.
En la actualidad, diferentes ferias, exposiciones y otros eventos agrícolas se realizan en Brasil, algunos de gran dimensión y acogida. Eventos que son elegidos por las entidades de investigación y las empresas fabricantes de maquinaria para exponer y presentar nuevos equipos. 
El proceso de implementación de los servicios de extensión rural y asistencia técnica se va a producir en Brasil durante las décadas 50 y 60. Es entonces cuando se implantan los servicios y asociación de crédito y asistencia rural (denominadas ACAR o ASCAR en Brasil) que tendrán fuerte actuación en servicios de extensión rural: organización de programas, proyectos técnicos, para obtención de recursos económicos de los agentes financieros. Es un período de gran expansión de las áreas de producción agrícola.
Existen diferentes modelos de prestación de servicios de asistencia técnica y extensión rural, están los modelos público y gratuito así como el modelo privado y con coste directo asociado.
Durante diversos años, y en todos los extractos sociales, el modelo público y gratuito ha predominado en Brasil. Sin embargo, actualmente este modelo solamente actúa en las fincas de pequeña dimensión, familiares y con reducido desempeño económico.
Regulación de cosechadoras 2017
Por la dimensión del país (recordemos que Brasil tiene la extensión de 17 “Españas”) y el tipo de agricultura, añadido a la diversificación regional, el tiempo ha hecho surgir otros modelos además del oficial. El camino inevitable era la fusión de modelos combinando tanto a agentes técnicos como de financiación, públicos y privados. Los modelos actuales han permitido un rápido desarrollo sostenible de la agricultura empresarial, conocida en Brasil como “agronegócio”.
Las empresas rurales, cooperativas de agricultores, industrias de insumos (abonos, semillas, fitosanitarios…) y las fábricas de equipos y máquinas agrícolas (tractores, cosechadoras, pulverizadores, sembradoras, etc.) integran un modelo que proporciona asistencia técnica privada. El coste de este servicio está incluido en los precios de venta de los productos o en ocasiones por un descuento en el valor pagado al productor por la venta de su producción.

¿QUÉ ES LA EMATER?
La Emater es una empresa oficial estatal de asistencia técnica. Su historia cuenta ya con más de 64 años de actividad. Sus comienzos se basan en la fundación de la Associação Sulina de Crédito e Assistência Rural - ASCAR, que tenía por objetivo: “promocionar el desarrollo de la agricultura y el bienestar de las poblaciones rurales, a través del crédito supervisado al pequeño agricultor y ganadero, y de la asistencia al mismo y sus familias” (acta de fundación)
En la década de 70, con el nacimiento de la Embrapa (Empresa Brasileira de Pesquisa Agropecuária) y Embrater (Empresa Brasileira de Assistência Técnica e Extensión Rural), el gobierno federal propuso la implantación de empresas de asistencia técnica y extensión rural en todas las unidades de la federación. De esa forma en 1977 ha sido creada la EMATER/RS (Associação Riograndense de Empreendimentos de Assistência Técnica e Extensión Rural - Estado do Rio Grande do Sul), que pasa a actuar juntamente con la ASCAR, responsabilizándose de la ejecución de las políticas públicas y programas especiales de asistencia y fomento al ambiente rural.
Análisis de pérdidas de grano en cosechadora 2017
Hoy día la agricultura familiar del estado del Rio Grande do Sul, la provincia más septentrional del país, es un modelo justificado por el trabajo desarrollado por la Emater/RS-ASCAR, que adopta el modelo público y gratuito. La empresa acoge a más de 2.000 funcionarios en el estado do Rio Grande do Sul, distribuidos por 480 ciudades, 9.550 comunidades rurales y atiende a 250 mil familias de agricultores, descendientes de esclavos, pescadores artesanales, indígenas y agricultores en proyectos en áreas de la reforma agraria.

LAS UNIVERSIDADES BRASILEÑAS Y LA EXTENSIÓN RURAL
También las universidades brasileñas actúan en la investigación y en la extensión rural. Se trata de una forma de funcionar la extensión agraria que realizan los organismos oficiales y su modelo de funcionamiento. Una enorme red de universidades públicas y privadas se ha implantado a lo largo de los años en todas las regiones del país, muchas de ellas con fuerte actuación en el ramo agropecuario.
La Universidade Federal de Santa Maria (UFSM) realiza actividades de extensión desde su implementación, en 1960. En el área rural, particularmente el Núcleo de Ensaios de Máquinas Agrícolas (NEMA) desde 1986, actúa en lo que refiere a extensión rural en la temática de maquinaria agrícola. Además de las actividades de enseñanza e investigación para las carreras agrícolas y forestales y el posgrado, el NEMA actúa juntamente con el Programa de Pós-Graduação em Engenharia Agrícola (PPGEA), en niveles de maestría y doctorado ofreciendo cursos y entrenamientos a académicos, técnicos extensionistas o directamente a productores rurales de forma gratuita.
Destaca en la oferta del NEMA aquellas que versan sobre perdidas de cosecha, calibración de sembradoras, pulverizadores y mantenimiento y operación de tractores agrícolas. En la actualidad se ha reforzado la oferta de cursos sobre tecnología de aplicación de los productos químicos. Además de esta actividad formativa, el NEMA también realiza ensayos y pruebas dinamométricas, de emisiones de gases, vibraciones, en tractores y otras máquinas, a servicios de agricultores y fabricantes de máquinas agrícolas.
Un proyecto a destacar del NEMA es la inspección de pulverizadores agrícolas, práctica que no es obligatoria en Brasil pero que en conjunto con Emater, están previstos cursos de tecnología de aplicación y calibración de pulverizadores agrícolas. En la actualidad existe un plan de actividades diseñado para el periodo 2020-2023 con el objetivo de evaluar 8.000 pulverizadores en la región. Además los técnicos del NEMA actúan en el entrenamiento y capacitación de los técnicos propios de la Emater así como en el desarrollo de metodologías y materiales para la práctica de inspección.
Una experiencia concreta
Tecnología de aplicación en Silveira Martins 2019
Por citar un ejemplo concreto y reciente, en junio 2019 se han realizado varios desplazamientos para impartir estos cursos en áreas de interés para los agricultores locales. Los cursos han sido sobre “Tecnología de Aplicación de Productos Fitosanitarios” y se han ofrecido en los municipios de Silveira Martins y Jaguari debido a que son dos zonas que, dada su posición geográfica, tienen fuerte incidencia de vientos y por lo tanto de deriva de productos. El objetivo era capacitar a los agricultores y ofrecer técnicas para minimizar el problema.
Los cursos han sido ofertados en dos partes, siendo la primera teórica impartiendo conocimiento sobre el pulverizador y la tecnología de aplicación y en la segunda parte una actividad práctica, con la calibración de pulverizadores agrícolas.
Las oportunidades en que se realiza este tipo de actividad demuestra la necesidad de que se continúe ese tipo de entrenamiento, pues los resultados son muy satisfactorios. También se parece evidente que la duración del efecto de los cursos es temporalmente eficaz debiéndose repetir a lo largo de los años en las mismas comunidades.
Calibración de pulverizadores Paraíso do Sul, 2018

jueves, 14 de mayo de 2020

ECHABA DE MENOS EL SERVICIO DE EXTENSIÓN AGRARIA Y… ¡LO HE ENCONTRADO! (pero no en España) (Parte I.- Lo que fue en España)

LO QUE FUE EL SERVICIO DE EXTENSIÓN AGRARIA EN ESPAÑA
El SEA divulgando con medios audiovisuales
 (Foto López Borderias; Pozán de Vero Barbastro 1960)
Cuando hace unos meses asistí a una demostración práctica del Servicio de Extensión Agrario brasileño (Emater se llama en el estado de Rio Grande do Sul) no pude por menos que retrotraer mis recuerdos a los años en los cuales aquel servicio se prestaba en España: el SEA. 
En esta ocasión ha sido en Brasil, gracias a la colaboración con los técnicos del Laboratorio Agrotec de la Universidad Federal de Santa María.
¿Mis sentimientos? Sinceramente, me ha causado envidia.
Envidia por la organización del sistema implantado; por el compromiso tanto de los técnicos del Emater como de los técnicos de Agrotec; envidia por el servicio prestado. 
Tras la envidia, la reflexión, la conversación con los técnicos brasileños de lo que fue la experiencia española, de como me afectó a mí personalmente y lo que es la actualidad de la experiencia brasileña.
Resulta que yo soy ingeniero agrónomo por el SEA
Así es, yo soy ingeniero agrónomo gracias al SEA. Empezaré por el principio
Hubo una España “triste”, salida de una guerra civil, con una terrible posguerra en mitad de una guerra mundial. La mayoría de historiadores me darán la razón si afirmo que aquella España empezó a transformarse, de verdad, a partir de un hecho que resultó relevante; me refiero a la visita del presidente norteamericano Eisenhower. Era 1959, y no me equivocaré mucho si digo, que el hecho produjo el empujón definitivo a un movimiento de cambio que ya se estaba produciendo en aquella España rural, eminentemente agraria. No piensen los “jóvenes” de hoy que la España que conocen, urbana y quizá “desubicada”, fue así siempre: ¡tuvimos una España rural!. De aquella, la rural, a esta, la urbana, se ha pasado de forma paulatina, pero sin pausa. Y aquí estamos.
Demostración de ordeño mecánico (Foto Feijoo 1959)
Aquella etapa de transformación se puede dar por acabada con el ingreso de España en la Unión Europea, 1986. A partir de ahí todo cambia. En pocos años pasaremos del NO-DO a una España “no la conoce ni la madre que la parió” (cita de D. Alfonso Guerra)
Ni digo, ni afirmo, ni desmiento, si el cambio ha sido bueno, lo que digo es que hay cosas que convendría de recuperar, por ejemplo, el SEA.
Demografía: España contaba a comienzos de la década de los 50 con unos 28 millones de habitantes de los cuales el 60 % vivía en poblaciones menores a 10000 habitantes y hasta un 40 % en poblaciones menores de 2000 habitantes.

El SEA: El Servicio de Extensión Agraria fue, sin duda personal, el principal causante de la transformación de la agricultura española. Afirmo y creo que hay un sentimiento general para aquellos que conocieron el SEA, que pocas veces un conjunto de técnicos agronómicos consiguió tantos resultados en la transformación de un sector. Mi felicitación por aquellos profesionales a los que se le unieron otros en aquella labor de modernización de la agricultura española (me estoy refiriendo por ejemplo al Servicio de Concentración Parcelaria)
Aquel conjunto de técnicos, bien dirigidos, fueron responsables de explicar a los agricultores los beneficios de ir mecanizando el campo, de sustituir el arado romano por aperos que mejor se adaptaban a cada tierra. De hablar de semillas elegidas, de cómo se podía ahorrar agua mejorando los sistemas de riego, pero también de cambiar la mentalidad del agricultor para que él mismo pasase de considerarse un “destripaterrones” a un empresario agrícola.
Presentación de cosechadora. (Foto Serrano, 1963)
El servicio del SEA basó su éxito en la aproximación al agricultor y que actuó sobre todo de la mano del denominado Instituto Nacional de Colonización (INC)
Instituto Nacional de Colonización: Se crea en España recién concluida su guerra civil, 1939 y se mantiene hasta 1971 que dio lugar al Instituto Nacional de Reforma y Desarrollo Agrario (IRYDA) que a su vez desaparece en 1995 por refundirse con el ICONA en los actuales Parques Nacionales.
El INC dependía del Ministerio de Agricultura. Su fin era reactivar el sector agrícola
El SEA y yo: Y volvemos al comienzo. Recordará el lector que afirmé que yo era ingeniero agrónomo gracias al SEA. Efectivamente así fue. Se trata de una anécdota de mi niñez; que como casi todo lo que ocurre en esa particular etapa marca tu futuro.
Tras la llamada de mi padre al SEA para explicarles el problema que existía en una viña familiar, aquellos técnicos tuvieron una respuesta tan rápida, eficiente y profesional, además de transmitida en un lenguaje que nosotros pudimos entender, que yo pensé “cuando sea mayor, quiero ser como ellos”.
Aquel servicio era, por supuesto, gratuito, y los técnicos estaban siempre con una predisposición exquisita (hablo por lo que yo pude comprobar en mi zona).
¿Quiénes eran los agentes del SEA?: Pues eran técnicos, normalmente ingenieros técnicos, veterinarios y capataces agrícolas que se formaban en las instalaciones que el Instituto Nacional de Investigaciones Agronómicas (INIA) tenía, creo que tiene, en El Encin (al lado de Madrid), también había otras escuelas, pero yo no las he conocido.
¿Y dónde están aquellos técnicos del SEA hoy?
Llegan los tractores (Foto V. Alvarez, 1962)
Pues aquellos técnicos del SEA fueron “reabsorbidos” en 1991 para confeccionar las actuales Oficinas Comarcales Agrarias (OCA´s) o como se llamen en cada Comunidad Autónoma (eso es otro “cantar”)
Aquel servicio fue reconocido mundialmente incluso por la FAO. Hoy países de primer nivel agrícola (Alemania, Australia, Brasil, Estados Unidos, Francia…) lo mantienen…
Aquella labor de asesoramiento terminó y su labor cambió totalmente, en vez del asesoramiento técnico pasó a ser un trabajo de “inspección” de controlar que los “papeles” decían lo que en realidad debían decir y en hacer estadísticas para ir confeccionando la Política Agraria Común. La realidad es que ahora gestionan subvenciones y ayudas, documentos y declaraciones de PAC, estadísticas, planes de reestructuración, reforestación. En fin, “contando olivas”, tramitando expedientes, hablando de recintos, subrecintos, polígonos y parcelas…

¿VOLVER A IMPLATAR EL SEA?
Pues sería muy buena idea y en realidad hay Comunidades Autónomas que lo están intentando. Estoy hablando de implementar un SEA en una España totalmente diferente a aquella. Pero defiendo aquella labor de formación y asesoramiento. Los agricultores son gestores de una empresa realmente difícil de gestionar. La empresa agrícola está cada vez más profesionalizada porque cada vez es más difícil competir: La maquinaria cambia de forma acelerada, también los fitosanitarios que hay en el mercado para luchar contra plagas y malas hierbas, el mercado dentro de la “aldea global”.
A los tractores aunque se les mira con desconfianza
(Foto J. Matamala Codina, 1955)
La labor de divulgación es hoy, en la España “de color”, tan importante como lo fue en aquella España “en blanco y negro”. Aquella labor de enseñanza de las técnicas básicas agrícolas, de los secretos de la incipiente maquinaria que empezaba a invadir nuestros campos, de semillas, de mercados y cooperativismo, de abonos… son hoy tan necesarios como entonces lo fueron. Nuevas técnicas de cultivo, siembra directa, lucha contra nuevas plagas, resistencia de malas hierbas, novedosa maquinaria y eficiencia en la misma, fitosanitarios y su uso así como la búsqueda de medios alternativos, cultura “verde” y medioambiental, el cambio climático y la adaptación de los cultivos o la elección de cultivos alternativos, trazabilidad de las producciones, agricultura ecológica, gestión inteligente del recurso hídrico… son algunas de las “lagunas” que suele tener nuestro sector agrario. Y sin embargo se les deja “a la buena de Dios”.
Agricultores que tienen enormes cantidades monetarias invertidas e inmovilizadas en maquinaria y que no se les da más ayuda que la que, a veces de forma sesgada y parcial, proporcionan las casas fabricantes de insumos. Si, si ya sé que hoy también tenemos técnicos en las cooperativas que están sobradamente preparados, pero, mi humilde opinión, quizá hoy la forma de transmitir que tenemos es lo que diferencia a aquella forma que tenía el SEA de involucrarse, de vivir en primera persona los problemas de los agricultores y ganaderos.
Donde estuviese el problema allí estaban los agentes del SEA (Foto Ruiperez 1961)
Fotos: Obtenidas del fantástico banco de imágenes del Ministerio de Agricultura de España: https://www.mapa.gob.es/es/ministerio/archivos-bibliotecas-mediateca/mediateca/

Sigue en: Parte II, lo que es en Brasil

miércoles, 6 de mayo de 2020

RECAMBIO AGRÍCOLA EN ESPAÑA (Parte II)

En la Parte I se repasó la característica general del recambio en España y las particularidades del recambio agrícola.
En esta II Parte se va a ver el importe estimado del recambio agrícola español.

RECAMBIO ORIGINAL, “ALTERNATIVO”, CAUTIVO…
Original o marca blanca
Una clasificación habitual del recambio es hacerlo como “original” o “marca blanca". Sin embargo, a pesar de esa tendencia de clasificación, ocurre que no es fácil encontrar los límites entre ambos, ¿qué es “original” o qué es “marca blanca o alternativo”?
Original: Sería aquel idéntico al montado en fábrica. Se tratará pues de componentes de primeras marcas, con reconocido prestigio (por ejemplo, Bosch, Mann, Valeo, SKF, Delphi, Hella...) o incluso marcas menos conocidas del “gran público” pero con exigentes estándares técnicos.
Alternativo: aquel que, si bien no es montado en la línea de fabricación, si puede usarse sin problemas como sustituto del original.
Observe el lector que lo normal es que no coincidan los canales de venta: Mientras que el recambio original se vende a través de los distribuidores autorizados de la marca, el recambio alternativo se vende a través de grandes distribuidores.
Está ocurriendo que el canal de venta es una de las características que más está influyendo en la evolución del mercado. Mientras que para el original solamente se suelen encontrar uno o dos distribuidores por provincia, los “blancos” disponen de muchos puntos de venta. Por eso la proporción de "blancos o alternativos" no para de crecer.
Opino que las marcas originales deberán aportar un valor añadido, por ejemplo, demostrando la ventaja de su elección: Garantía de la pieza; Calidad asegurada; Diseño conforme a especificación; Disponibilidad en plazo inmediato; Precio competitivo; Horarios especiales en plena campaña (cosecha, vendimia, aceituna...)
Cautivo, mantenimiento y componentes básicos
Recambio cautivo: son piezas casi exclusivas del fabricante. Se trataría de la típica pieza que solo tu tractor la lleva, por ejemplo, la trompeta del eje trasero. Son piezas con alto coste y que normalmente la concesionaria no dispone en stock. El fabricante, por el contrario, sí lo mantiene en stock porque son las típicas piezas esenciales y las que marcan un buen servicio. Son piezas para las cuales el fabricante posee un margen de beneficio mayor, mientras que las concesionarias, al no tenerlo en stock, suelen servir este tipo de piezas con bajo margen comercial: se traen y se venden bajo pedido.
Recambio de mantenimiento: Son piezas que al igual que tu máquina también la llevan muchas otras. Son piezas que no están fabricadas por el fabricante del tractor si no por empresas especializadas, es el ejemplo de un disco de embrague o de un alternador.
Tabla 1.-  Estimación de gasto
 tractor medio de 100 CV trabajando 600 h anuales
Normalmente se trata de recambios de precios bajos, pero con mucho volumen o rotación. Son piezas que representan una gran parte de la facturación del concesionario y que no deben faltar nunca del stock del taller. El fabricante tiene un margen bajo, pero la concesión si mantiene un mayor margen comercial para poder mantener en stock, inmovilizado, las piezas.
Componentes básicos: También se les suele conocer como commodities: no so recambios en sí, sino componentes que tienen una vida útil concreta, por ejemplo, son los aceites, grasas, baterías, bombillas, escobillas de limpiaparabrisas… La venta de este tipo de componente está claramente orientada a las marcas blancas de calidad.

FACTURACIÓN DEL MERCADO DE RECAMBIO AGRÍCOLA EN ESPAÑA
Recuerdo que en la Parte I comenté que para los cálculos había teniendo en cuenta 3 fuentes de información: entendidos del sector, datos económicos publicados por las empresas y suposiciones en base al mercado de maquinaria agrícola.
La Tabla 1 representa la estimación de gasto en mantenimiento de un tractor medio de 100 CV que trabaja 600 h anuales. El gasto del tractor se ha dividido en:
  • Filtros: dirección, aire admisión, aire de cabina, motor, transmisión, gasoil)
  • Aceites, grasas y líquidos: motor, transmisión, refrigerante...
  • Recambios de equipo motor y embrague
  • Otros: elementos correspondientes a carrocería, electricidad, elevador...
En total, sin contabilizar neumáticos, 779 €/año. Y contabilizando neumáticos 1.011 €/año
La Tabla 2 muestra la estimación del mercado de maquinaria agrícola, nueva y usada, así como del recambio agrícola e incluso la mano de obra asociada a ese recambio; un total de 2.322 millones de euros.
Mano de obra-recambio: Según cifras del grupo Serca, el precio medio de mano de obra en los talleres en España está en el intervalo 30-40 €/h, y el porcentaje de la mano de obra frente al valor del repuesto instalado ha evolucionado desde el 2 a 1 hasta la actualidad que es de 1,3 a 1
Tabla 2.Mercado de maquinaria agrícola, servicio
 y estimación de margen comercial
La cifra total del mercado de recambio agrícola en España es la suma de las facturaciones de los diferentes canales de distribución y que a la postre son las ventas realizadas por los fabricantes de maquinaria y las de las empresas de recambios.
Recambios vendidos por los principales fabricantes
Son los propios fabricantes de tractores, cosechadoras, empacadoras, aperos, remolques, maquinaria de tratamientos los que copan la mayor parte del negocio de los recambios. La estimación figura en la tabla 3 en la cual se divide en dos columnas:
  • Estimación de ventas a distribuidores: 297,8 M€
  • Estimación de ventas a cliente final: 414,3 M€
Empresas de recambios
La parte que no copan los fabricantes se la reparten las empresas independientes. Se ha producido un cambio espectacular en los últimos años con mucho “dinamismo” en la desaparición, por cierre, o absorción por grandes cadenas. Esta parece que será la tónica en los próximos años: o agrupamiento de empresas en la órbita de las grandes o especialización de recambio específico, difícil de localizar.
Tabla 3.- Estimación venta de recambio agrícola 2018
MERCADO TOTAL DE MAQUINARIA AGRÍCOLA EN ESPAÑA
Las Tabla 4 proporciona un vistazo general completo del mercado de maquinaria agrícola.
Mi estimación es de 1.369 M€ que no está nada lejos de la estimación realizada por el ROMA en su informe del 2018 (1.351 M€).
En resumen y según mi estimación así quedan las cifras:
  • Mercado de maquinaria en España: 1.369 M€
  • El mercado del recambio, cliente final: 414,3 M€
  • Importe de la mano de obra asociada a ese mercado: 538,6 M€
La suma de las tres partidas se alcanzan los 2.322 M€.
Tabla 4.- Estimación mercado de maquinaria agrícola en España (nueva y usada)
Seguir leyendo
Reconstrucción o remanufactura

martes, 28 de abril de 2020

RECAMBIO AGRÍCOLA EN ESPAÑA (Parte I)

MERCADO DEL RECAMBIO EN ESPAÑA
Diferentes fuentes cifran el mercado total de recambios en España en torno a los 5.500 millones de euros. Se trata de un mercado “maduro” con cierta tendencia a la expansión, es decir, un mercado con un crecimiento sostenido en torno al 6 % anual.
Las mismas fuentes consultadas coinciden en hablar de un mercado con incremento de oferta, por lo que la tendencia de los precios puede ser a la baja, no dejando excesivo margen a los vendedores.
La consultora internacional GiPAespecializada en estudios de mercado, se refiere a la particularidad del mercado español en el cual existe un gran coste logístico. La consultora comenta que el 70 % de los pedidos se entregan a los talleres en menos de una hora. Incluso, cuando se dispone de la pieza, el plazo medio de entrega es de 1h38´ (tiempo desde que llega el pedido hasta que está expedido) Pero este "servicio exprés" tiene un coste que es el principal problema si el proveedor no es capaz de repercutirlo correctamente al cliente en el coste final de la pieza.
En cuanto a las empresas de recambios (en todo su conjunto) en España hay como 3.200 tiendas independientes de recambios que es una cifra significativamente más alta que en Alemania (2500 establecimientos) o Francia (2.200) aunque inferior a Italia.
Mercado total del recambio en España: se cifra sobre los 5.500 millones de euros

LO QUE MÁS SE VALORA A LA HORA DE ELEGIR RECAMBIO: CALIDAD, RAPIDEZ Y DISPONIBILIDAD
Un taller español tiene de media 6,4 tiendas suministradoras (distribuidores independientes) más las concesionarias y a la hora de comprar en una u otra analiza bien sus preferencias.
Calidad: Según la consulta GiPA (datos publicados en 2017) la calidad es la cualidad que más valoran los talleres españoles para seleccionar su tienda de recambios.
Rapidez de servicio: Estaría en 2º lugar
Disponibiliad y condiciones comerciales: Ocuparían el 3º y 4º lugar, respectivamente, a la hora de elegir la tienda de compra.

RECAMBIO AGRÍCOLA
El recambio agrícola solo es un “nicho” minúsculo dentro de esos 5500 M€ del mundo del recambio en España.
Tres han sido las fuentes que he utilizado para desgranar el mercado del recambio en España:
  • Informes económicos emitidos por las propias empresas y recolectados por la empresa Informa
  • Conversaciones con algunos responsables de concesionarias
  • En base al parque de maquinaria en España y en base a los costes medios de mantenimiento de las máquinas habituales en los campos españoles
Hay una observación que causa preocupación y es la reducción del número de empresas presentes en el sector agrícola y que considero debido a dos razones:
Reducción del número de agricultores: Año tras año el número de agricultores disminuye. En la actualidad solo unos 350.000 son los que se dedican a esta actividad. Además llama la atención la edad media que es muy alta (la mayor de toda la UE) No existe “recambio” para los jubilados; si un agricultor pasa a la jubilación no hay quien continúe con la actividad. También influye que el sector se profesionaliza cada vez más, las revisiones de equipos, los cambios de legislación y homologación de maquinaria... hacen que los agricultores mayores, que ya están al límite de la rentabilidad en su explotación, se planteen en cuanto pueden, abandonar la actividad o pasar a ser gestores de un patrimonio poco productivo, por ejemplo, plantando árboles, reforestando tierras cultivables. Incluso en esta partida se podía incluir otro aspecto mucho más difícil de cuantificar como podría ser las consecuencias del cambio climático.

De datos: Según el Censo Agrario español que realiza el INE, en 1962 se registraban algo más de 3 millones de explotaciones agrarias que en total abarcaban una superficie total de 44,6 millones de hectáreas. Cincuenta años más tarde, censo de 2009 (el último realizado) la superficie disminuye hasta los 30,6 millones de hectáreas, y, sobre todo, se destaca la reducción del número de explotaciones, 989.796
Concentración de empresas: Existe una concentración de empresas fabricantes de maquinaria agrícola. La consecuencia es que también las empresas del recambio se han reducido y transformado. Muchas se han tenido que especializar en producto de recambio muy específico y difícil de localizar. Otras han sido absorbidas por las grandes cadenas de suministro de recambio o de concesionarios oficiales, etc.

TENDENCIAS PARA EL FUTURO INMEDIATO EN EL RECAMBIO
Quizá el nicho del recambio agrícola sea más “inestable” que el habitual de venta de maquinaria agrícola y es que suelen haber más creación, desaparición, compras, fusiones, de empresas que en el de ventas de máquinas. Esta ebullición constante también se debe a que el cliente ha evolucionado, si hace unos años el cliente podía ir a la tienda a comprar una “reja”, sin más, ahora pide una reja con recubrimiento, con punta de tungsteno…
Una de las “patas” utilizadas para elaborar este informe-artículo, han sido las charlas con profesionales del sector. Lo que he sacado en claro, como denominador común, de las ideas debatidas y que pueden marcar la tendencia para el futuro próximo han sido las siguientes:
  • Cultivos con más tecnología como han sido las nuevas conducciones en espaldera de viñedo, olivar, pistacho… Hoy hay agricultores que tienen muchas necesidades que a comienzo del presente siglo no tenían
  • El sector se profesionaliza, se ponen en marcha normativas encaminadas a la seguridad de las máquinas, ITV, frenado…; protección del medio ambiente: inyección de purines; revisiones ITEAF… La consecuencia, un mercado cada vez más exigente en prestaciones
  • Los últimos años han sido una “sin parar” de las exigencias de los clientes para obtener tiempos de espera menores; casi se exige la entrega inmediata. Los plazos habituales no pueden exceder de 2-3 días e ir más allá de la semana se considera desorbitado
  • No se quieren grandes inversiones en material almacenado, con fuertes inmovilizados, así que el proveedor quiere a su vez proveedores capaces de dar respuesta inmediata a sus pedidos
  • Los distribuidores saben que facilitar la labor de mantenimiento al cliente es un “partido ganado”. Son cada vez más los agricultores que apuestan por ser sus propios mecánicos y esto condiciona que sea más complejo poder atender la demanda de piezas técnicas, así que ahora no se trata de tener tiendas que esperan a recibir un pedido concreto, sino de tiendas que deben saber ayudar a reconocer el recambio que se necesita
Internet y el comercio electrónico
El comercio electrónico ha cambiado todos los estándares establecidos. Ahora internet es el sí o sí, o estás en la Red o estás muerto. El cliente, talleres tiendas de reventa o particulares, podrán comprar o no desde su oficina o casa, pero lo que es claro es que busca información desde su móvil u ordenador y sobre todo busca transparencia y confianza. Quiere ver diferentes opciones de calidad, no dispone de tiempo para visitar diferentes establecimientos físicos o llamando a proveedores. Empresas proveedoras “grandes” que incluso apuestan por el desarrollo de aplicaciones para móvil. Los distribuidores tendrán que mejorar los motores de búsqueda para que los clientes encuentren rápido y fácilmente lo que están buscado.
Mi opinión es que con un buen manejo de internet las empresas pequeñas tienen ahora más posibilidades de éxito. Una empresa “pequeña” puede ahora, profesionalizando su organización y ventas competir con cualquiera; ya no importa tanto la escala, más bien ahora es la atención, ya no existen nichos donde te sientas cómodo puesto que el mundo global cambia constantemente, cada vez entran actores nuevos y hay que saber reaccionar.

Continuar leyendo:
Recambio Agrícola en España (Parte II)

sábado, 18 de abril de 2020

POTENCIA Y PAR EN UN MOTOR, EL VEREDICTO

PAR Y POTENCIA
El fallecido Enzo Ferrari usaba con frecuencia expresiones que ya son famosas entre los amantes de la competición automovilística. Algunas de estas expresiones que vienen a ilustrar este artículo podría ser aquella de “La potencia vende coches, el par gana carreras (Horsepower sells cars, torque wins races)” o bien esta otra “La potencia es cómo de rápido llegas al muro. El par es lo lejos que mandas el muro“ (Horsepower is how fast you hit the wall. Torque is how far you move that Wall)
Esta entrada complementa a otras ya realizadas en este mismo blog y que certificaron mucho éxito pero bastantes lectores me solicitaron aclarar algunos conceptos. Creo que ahora la trilogía queda completa:
Potencia y par ¿qué son y para qué sirven? Parte II

¿QUÉ ES EL MOMENTO, PAR, TORQUE, O “FUERZA DE GIRO”?
La fuerza es al movimiento rectilíneo como el par lo es al movimiento giratorio. Si fuerza es lo que se necesita para arrastrar un bloque de piedra por el suelo, par sería lo que se necesita para mover una noria. Se debe entender la diferencia para entender el concepto: si en el primer caso sólo es necesaria la fuerza “del músculo”, en el segundo es muy importante la distancia a la que está aplicada respecto del eje de giro.
Momento de una fuerza: Se trata de una magnitud vectorial (obtenida como producto, vectorial, de la fuerza y el vector de posición del punto de aplicación de la fuerza). En el caso de un motor el valor del par dice con cuánta fuerza es capaz de hacer girar el motor o cuánta fuerza se puede sacar de ese giro.
En el caso del motor de explosión de un tractor los movimientos rectilíneos de los pistones, se transforman en el cigüeñal en un movimiento rotativo. Por lo tanto, el par será la fuerza efectiva del motor, es la eficiencia con la que se aprovecha la energía de la explosión de la mezcla aire combustible.
El par originado en el motor se transmite a la transmisión. El par motor es por tanto el resultado del producto de la fuerza tangencial por el radio del volante de inercia. Sus unidades, en el SI, son Newton * metro (Nm)
Trabajo = fuerza * distancia: El Par se mide en N*m. El trabajo W también es el producto de una Fuerza y una Distancia, pero se expresa en Julios (J) Pero Par y Trabajo en absoluto son conceptos equiparables: el par es una magnitud vectorial, pero el trabajo, energía, es escalar (para que una fuerza ejerza trabajo debe haber desplazamiento en la dirección de la fuerza)

¿QUÉ ES LA POTENCIA?
La potencia mide la capacidad para realizar un trabajo en un tiempo determinado.
Ferrari Pegaso, un buen homenaje
Imagínese que tenemos que hacer el siguiente trabajo: subir al pajar 10 sacos de paja.
Se puede optar por:
  • Subir los 10 sacos en 1 viaje (para ello se requiere mucha fuerza, pero quizá alguien pueda hacerlo)
  • Subir 1 saco y hacer 10 viajes (se requiere mucha menos fuerza)
Imaginemos también que se emplea el mismo tiempo en todos los viajes, 1 minuto/viaje
  • En el caso de 1 viaje se tarda 1´
  • En el caso de 10 viajes se tardaría 10´
Resultado: el trabajo realizado es el mismo, el tiempo empleado ha sido diferente.
En el caso de un motor el concepto es el mismo: a mayor potencia desarrollada por un motor, menos tiempo se necesita para realizar un trabajo determinado.
De Caballos y Watios: La unidad de potencia (SI) es el vatio (W) y el múltiplo, más usado, el kilovatio (1.000 W). En el mundo agrícola, y a pesar de no ser una unidad del SI, está inculcado el caballo de vapor (CV) (735,45 W) (el caballo de vapor “inglés”, es ligeramente diferente, HorsePower (HP) = 745 W)
Siguiendo con el ejemplo anterior, el de subir los sacos de paja al pajar. Pero ahora suponemos que para subir los diez sacos en un viaje se necesita 10´. Mientras que para hacerlo saco a saco se sigue utilizando 1´por viaje.
El producto ahora es 10*1, lo mismo que 1*10: Exactamente el mismo tiempo y mismo trabajo y que significa:
No importa cómo conseguir la potencia, se puede conseguir vía fuerza o vía velocidad.

EN EL MOTOR, ¿QUÉ QUIERO, PAR O POTENCIA?
Al analizar el motor es habitual comprobar cifras de par y potencia. Centrándonos en el motor (posteriormente lo haremos en el tractor y la “cosa cambia”) cabe preguntarse si es mejor tener “mucho par” o bien “mucha potencia”.
La realidad es que ambas magnitudes están relacionadas por la ecuación P=M*ω siendo ω la velocidad angular (en rad/s). A mayor velocidad de giro, revoluciones, mayor potencia. Esta relación se mantiene hasta alcanzar el motor el máximo número de revoluciones para el que se proyecta.
Imaginemos un motor que proporciona un par de 1000 Nm a 2.000 rpm (209 rad/s) La potencia originada es: P=1000 x 209 = 209.000 W = 209 kW (280 CV)
La bicicleta: El ejemplo de la bicicleta es muy “visual”. Imaginemos que se quiere subir el Tourmalet.
Curvas de potencia y par (sin sobrepotencia)
Tractor New Holland T7
Un ciclista “fuerte” podrá subir una pendiente pronunciada dando pocas pedaladas, un ciclista menos “fuerte” obligatoriamente tendrá que poner otra relación de transmisión para poder subir aunque sea dando más pedaladas. Al final, también depende de preferencias, ciclistas que prefieren dar muchas vueltas a los pedales con poco esfuerzo u otros que prefieren menos ritmo con mucho “
avance” para cada pedalada.
El resultado puede ser el mismo. Se puede subir la pendiente dando 30 o 45 pedaladas/min porque en la ecuación P = M*ω La velocidad angular no es la misma, tampoco el par, pero el producto es igual.
Par motor de 1000 Nm
Imaginemos un par motor de 1000 Nm; significa que hace una fuerza de 1000 N (unos 100 kg) con una palanca de 1 metro 100*1 = 100 kgm
Si deseamos hacer ese mismo par en una bicicleta y pensando que la fuerza máxima que puede hacer un hombre son 10 kg habría que poner unas bieletas de 10 m para igualar el producto: 10*10=100 kgm.
Si ahora se dispone de un motor de explosión con un cigüeñal de 20 cm de radio la fuerza se debe incrementar en esa proporción: 100/0,2 = 500 kg y el producto es el mismo: 500*0,2 = 100 kgm

COMPARANDO CURVAS DE MOTOR
La presión media efectiva de los gases sobre la cabeza del pistón es la que origina en realidad el par motor. La presión, a su vez, está definida por la masa de la mezcla combustible aire que se expande. El control sobre la masa mezclada que a la postre significa par, lo tiene el acelerador puesto que es él quien regula la entrada de combustible.
Lo habitual es que un agricultor hable de potencia “qué potencia tiene este tractor”, o incluso alguno mirará el par “este tractor da 1000 Nm”. Pero es conveniente afinar un poco más. Hay que dejar las cifras, y sobre todo “la cifra” para juzgar de forma cualitativa y no tanto cuantitativa.
Procedamos a analizar la curva de la figura adjunta corresponde al tractor Case Puma 130, informe 3210, ensayo OCDE 2/2 644.
El eje horizontal representa las revoluciones por minuto (rpm) del régimen de giro del motor; en el eje vertical derecho, se representa el par (Torque en Nm) La curva de par motor empieza siendo ascendente, llega hasta un máximo y a partir de ahí disminuye.
En la curva de par se observa un trecho muy plano, entre 1000 y 1700 rpm. Un par horizontal implica una potencia en forma de recta inclinada, es decir potencia creciente.
La potencia, eje vertical izquierdo crece con el régimen y llega a un máximo, luego se mantiene (meseta) y posteriormente cae drásticamente.
Al sobrepasar el punto de par máximo se nota una entrada brusca de potencia, un empujón más severo cuanto más agreste sea el relieve de la curva de par. A partir del par máximo la curva de par empieza a decaer, pero la de potencia sigue subiendo.
Curva potencia y par
Case Puma 130 Ensayo 3210
En las zonas de la curva donde el motor “gira redondo” es donde hay que trabajar. Es la zona de par máximo, en esa zona se encuentra el punto de mínimo consumo.
En las proximidades del corte de encendido, los valores de par se despeñan, y ni siquiera el incremento de las revoluciones son capaces de compensar este producto, la curva de potencia también cae. A partir de aquí es inútil querer apurar más el motor, pues cada vez tendremos menos potencia y aumentamos muchísimo el riesgo de una rotura de motor.
En el caso de un tractor agrícola las curvas más interesantes son aquellas que presenta unas cifras de par alto y plano. Se trata de un motor con el cual no será preciso utilizar continuamente el cambio de marchas. La potencia llega de forma lineal, con pocas brusquedades. Es el denominado "motor elástico"
Lo contrario al “motor elástico” será la curva de un motor deportivo. Se trata de una curva que no se parece en nada a la anterior. En este caso el cliente o usuario busca que su motor de lo mejor de sí en un margen estrecho de revoluciones. En esta curva el par máximo está en la “cima de una montaña” y si es posible a muy altas revoluciones pues justo en ese intervalo dará una enorme potencia máxima. Es un motor "poco elástico", que obligará al piloto a estar siempre en esa franja de revoluciones.
En las curvas: La curva de potencia indica cuanta potencia se entrega, la de par indica cómo se entrega.
Conviene aclarar al lector que cuando se ensaya un motor en un banco lo que se obtiene es la curva de par, la de potencia se calcula (producto del par por las revoluciones)
La realidad es que mirar la curva de par o de potencia es “casi lo mismo” pues se aprecian los mismos “picos-valles” que en la de par, pero al estar multiplicado por la velocidad se suavizan, se “disimulan”, es una curva, la de potencia, que “engaña más” o que cuesta más interpretar.
El lector debe entender la importancia de estos conceptos, que, además, al añadir que el máximo aprovechamiento del combustible (consumo específico), se consigue alrededor del régimen de par máximo, se cerciorará de la importancia de los mismos para conseguir una conducción eficiente en el uso del tractor agrícola.
Diferentes tipos de motores: Es considerable e interesante, observar curvas de otros “tipos” de motores. Por ejemplo, en los motores de vapor el par es máximo casi desde el inicio del movimiento (ocurre igual en los eléctricos) En los motores de combustión no ocurre así por la corta duración de la combustión.
 
Curvas de potencia y par (con sobrepotencia)
Tractor New Holland T7
EN EL TRACTOR
Líneas arriba se analizaban las curvas de par y de potencia obtenida por un motor. Pero ahora es el momento de comprobar que ocurre con esas magnitudes en el tractor y es que en el conjunto del tractor los conceptos varían.
La potencia se conserva, es la misma a la salida del cigüeñal que la medida en los palieres; siempre es la misma (o casi, porque puede haber, de hecho hay, pequeñas pérdidas por rozamiento), en la cifra de par ocurre todo lo contrario, la cifra es función de donde se mida. Cada vez que se enfrentan dos engranajes de tamaño diferente la cifra de par es diferente.
La potencia en un tractor es constante: Algo varía, pero solo por pérdidas por rozamiento. Si un motor saca en el volante de inercia 100 CV, puede ser que la potencia medida en el eje de la PTO (TDF) baje un 5% pero nada más.
Par en las ruedas, no en el motor: Se podría llegar a afirmar que lo que importa en realidad es el par en las ruedas y no en el volante de inercia. Según esta afirmación tan rigurosa podríamos llegar a pensar en el caso extremo por el cual un tractor podría tener el motor de un ciclomotor de 125 cc ¿se podría? Pues teóricamente sí porque la resistencia, por ejemplo, al trabajo con un arado, no la vence el par motor, si no el par en las ruedas. El problema es que habría que ir multiplicando el "pequeñísimo par motor" que llega desde el motorcito del ciclomotor hasta llegar al necesario en las ruedas. Esto significa que necesitaríamos un desarrollo brutalmente corto, es decir, una caja de cambios enorme. Además, entra otro factor a considerar, el tiempo.
Los trabajos se necesitan hacer en un tiempo determinado y claro con el tractor con motor de ciclomotor nos iríamos a tiempos excesivos: la potencia P= W/t (potencia es la capacidad de realizar un trabajo en un tiempo)
Diseño,  lo que importa es el par: Cuando un ingeniero diseña un eje, un engranaje, en definitiva un tractor, en lo que siempre piensa es en “el par”.
Importa poco la potencia, lo que duele es el par.
Un eje se diseña para transmitir un par requerido, para que no se supere el esfuerzo de torsión máximo admisible (por supuesto con un factor de seguridad que a la postre, solo es un factor de ignorancia).

TRACTOR vs AUTOMOVIL
Llegado este momento creo que puede ser muy interesante comparar dos productos tan diferentes como un tractor y un automóvil. Vamos a elegir dos modelos de ambos mundos en el top de gama. En concreto he elegido un Porsche 911 Carrera 4 y un Valtra T234 Versu 
Las diferencias son notables. Un motor de un tractor es un motor “elástico” (buenos valores de par desde bajas vueltas) y de par elevado. En un coche de respuesta deportiva, no se busca par a bajas vueltas, no es importante.
Comparativa Valtra T234 & Porsche 911 Carrera
Otro ejemplo que particularmente me gusta mucho y que lo creo interesante para el lector es la enorme diferencia en curvas de motores diferentes (combustión, eléctrico, turbina) En este caso, se trata de la enorme diferencia de diseño entre dos “monstruos” que son dos máquinas de guerra, tanques blindados del ejército. Por una parte, el M1 Abrams del ejército de los EEUU, por otra el Leopard de diseño europeo y quizá el mejor carro de combate del mundo.
M1 Abrams: Los norteamericanos han optado para mover su monstruo de 60 toneladas a través de potencia, mucha potencia… ¿y qué han hecho? Coger una turbina de gas, capaz de quemar cualquier combustible, no importa ni el tipo ni la calidad (cualidad muy interesante en batalla). Las turbinas apenas tienen par motor, lo que ofrecen son velocidades de giro muy elevadas con lo cual el producto P=M*ω es también muy elevado. La turbina del M1 Abrams gira siempre a 22500 rpm, el par, pequeño, solo 500 Nm, pero con eso llegan a sus 1600 CV.
Leopard: Los europeos han ido “a lo de siempre” a un motor seguro, sin aspavientos, sólido, con mucho par y sobre todo con control del acelerador. El Leopard incorpora un turbodiésel de 12 cilindros con… ¡48 litros! y una potencia de ¡1500 CV! (4500 Nm de par máximo)
Motores del M1 Abrams y Leopard 2

Y EL PAR SIGUE Y SIGUE SUBIENDO
Así es, en la cadena cinemática del tractor el par sigue y sigue subiendo, cada vez que se hace una reducción en la transmisión el par aumenta. Aumenta en la caja de cambios y lo hace en base a la relación de transmisión (ic) que se elija de las numerosas que existe en una caja de un tractor (combinación de la caja de velocidades con la caja de gamas o grupos). También lo hace con la relación de transmisión que exista en el grupo cónico-diferencial (id). Por último, con la relación de transmisión que exista en las reducciones finales, normalmente de tipo epicíclico (ir)
La relación total de transmisión (it) en un tractor es el producto de todas las relaciones de transmisión que hay hasta llegar a los palieres.
En un tractor es normal encontrar relaciones de transmisión it desde 15 a 3000. Esto significa que para un tractor con unas ruedas de 38´´ (radio sobre 0,8 m) se puede avanzar, a régimen nominal (2100 rpm), entre 0,2 a 40 km/h:
  • Vr = (2100/3000) = 0,7 revoluciones;  vruedas = 0,21 km/h
  • Vr = (2100/15) = 140 revoluciones;  vruedas = 42,2 km/h
Pero veamos la "locura" del par. Un motor con un par “comedido”, 350 Nm, se transforma según va pasando caja de velocidades, reducciones diferencial, reducciones finales... que, puede llegar al palier con una relación de transmisión de 3000. El par ha ido cambiando cada vez que hemos enfrentado 2 engranajes. Al final, con esa it = 3000 el par es de:
350*3000=1.000.000 Nm
Y aún no hemos acabado. Son las ruedas las que se encargan de reconvertir esa energía de giro del palier en fuerza lineal que empuja al tractor a través del “pequeño” contacto rueda-suelo.
La fuerza tangencial que llega al suelo, se vuelve a multiplicar considerando la “palanca” del radio de rueda (suponemos 0,8 m para una rueda habitual de 38´´); es decir:
 ¡130.000 kgf = 1.300.000 N!
Reducciones en cubo de rueda para reducir el par en palieres

En conclusión
La moraleja de todo lo anterior es que el motor ofrece un par al eje del cigüeñal; que el producto de ese par por las revoluciones determina la potencia; qué mientras la potencia no varía a lo largo de la cadena cinemática, el par lo hace continuamente, vamos que el par puede presumir de lo que quiera menos de constancia.
De ahí que en lo que más trabajan los ingenieros de motores para tractor es en mejorar la curva de par, en conseguir rellenar “los huecos” y que sea lo más plana posible. ¿Cómo? pues con procedimientos como la admisión y la distribución variable, el alzado variable de válvulas, la inyección directa, la sobrealimentación también variable…
Quédate con la idea: lo más importante no son las cifras ni de par ni de potencia, sino la forma de la curva de par. Y que en realidad potencia y par son "dos caras de la misma moneda