martes, 21 de diciembre de 2021

ROTOCULTIVADOR, ROTOCULTOR O GRADA ROTATIVA DE EJE HORIZONTAL

GRADA ROTATIVA, SU APLICACIÓN

Según la geografía nacional, al apero se le conoce con varios nombres: grada rotativa, rotocultor o incluso rotocultivador o fresadora (prefiero no usar el más anglosajón de rotovator)

Labor que realiza

A la grada rotativa se la clasifica como apero de realización de laboreo secundario. Por su forma de trabajar puede dejar en una sola pasada, unas condiciones del terreno, incluso en suelos con abundantes terrones, que para otros aperos les resultaría imposible. Pero, efectivamente el rotocultor no es un apero para trabajar grandes profundidades (su acción está entre 8-10 cm de profundidad)

Su labor es inmejorable para preparar lechos de siembra debido a su trabajo tan homogéneo y uniforme. 

Su trabajo se produce por la acción de unas cuchillas rotativas, situadas a lo largo de un eje horizontal, que en su acción de giro, consiguen pulverizar el terreno, deshaciendo terrones. Incluso, para regular mejor la profundidad, se suele utilizar un rodillo o ruedas que sigan el perfil del suelo.

Las características finales de la labor del rotocultor depende de varias circunstancias, siendo el régimen de giro del rotor con respecto a la velocidad de avance una de las más influyentes.

Otro componente que marca la labor es la forma de la azada y que viene dada por su ángulo de ataque al suelo. Este parámetro determina como se mantienen los residuos en superficie o se incorporan al terreno y como de “acolchado” queda el terreno laboreado. Pero según los trabajos a realizar, la forma de las azadas puede y debe ser diferente, no es lo mismo preparar un lecho de siembra para un cultivo que para otro, como no es lo mismo un suelo u otro o trabajar sobre un tipo de residuo en superficie u otro. Un buen fabricante ofrecerá a sus clientes diferentes tipos de cuchillas o azadas: las denominadas “J” (multiuso); “rectas”; “L” (dejan el suelo más batido)…

Inconvenientes de la grada rotativa: Mi particular opinión, es que uno de los mayores inconvenientes en el uso prolongado de este apero, es la creación de una suela de labor.

GRADA ROTATIVA, CARACTERÍSTICAS

En las gradas rotativas de eje horizontal, se dispone de un eje al que se le acoplan, un conjunto de dientes alabeados. En el diseño se cuida especialmente la disposición de los dientes, buscando en todo momento un buen equilibrado que a la postre, será la vida de la grada.

Una vez montado el eje con los dientes, el conjunto se sitúa dentro de una cubierta de chapa a modo de pantalla protectora.

Gradas rotativas de eje vertical: además de las de eje horizontal también están las de ejes verticales en las cuales en vez de un rotor se utilizan varios (sobre 3 por m de anchura de trabajo) Las rejas están dispuestas en la dirección del eje de cada rotor y que por cierto son contrarrotativos entre ellos

Como se verá líneas debajo de este mismo artículo, lo deseable y así ocurre en gradas de cierta especificación, es que la velocidad del rotor pueda modificase mediante la elección de una u otra transmisión

Características

  • Potencia necesaria: Sobre 30 CV por metro de anchura de trabajo, así que para una anchura de 3 m se requieren unos 90 CV
  • Accionamiento: toma de fuerza 540 y/o 1000 rev/min
  • Velocidad de trabajo: De 2,5 a 4,5 km/h
  • Anchura de trabajo: Disponibles desde 1,20 a 4,5 m, estando las más anchas capacitadas para plegar en 2 o 3 segmentos
  • Profundidad de trabajo: 8 a 20 cm
  • Nº de rejas: 4 a 8 por m de anchura de trabajo
  • Peso: 250 a 325 kg/m de anchura de trabajo en fresadoras de pequeña-media potencia y de 300 a 550 kg/m en fresadoras de media-alta potencia
  • Enganche: apero suspendido en tres puntos; Cat I, II o III
  • Elementos auxiliares: Rodillo (diámetro entre 500-600 mm); enganche posterior para sembradora

Precio

Dar precios de maquinaria agrícola siempre es “peligroso”, hacerlo con “aperos generalistas” que aunque se llaman de igual forma tienen especificación dispar, es temerario.
Pero no quiero que el lector me acuse de no “ser atrevido”, así que, veamos dos ejemplos:

  • Unas gradas rotativas, de nivel medio-alto, con una anchura de 1,20 para un tractor pequeño de unos 40 CV puede tener una tarifa de unos 1650€
  • Una grada rotativa de anchura 3 m, y también con especificación media-alta, su precio de tarifa ronda los 4000 a 4500 €

Algunos fabricantes: Son muchos los fabricantes relevantes que se han lanzado a diseñar y ofrecer en sus catálogos este apero: Alpego; Maschio Gaspardo; Selvatici; y sin olvidar a Kverneland y Forigo aunque en estos 2 casos, se declinan más por la grada de eje vertical.

INSTRUCCIONES PARA UNA BUENA COMPRA

Chasis, refuerzos, chapa de apantallamiento

Los chasis más robustos son aquellos con menos piezas, formando un bloque compacto. Se deben fabricar con aceros de alta calidad y el grosor deberá estar elegido en función de la potencia a transmitir, pero que para unas potencias demandadas de unos 100 CV, mínimo se deben buscar perfiles estructurales y chapas de 5 o 6 mm. Cualquier duda de falta de rigidez del chasis suele dar problemas tempranos, puesto que el rotocultor, fresadora, debe soportar importantes esfuerzos de torsión.

Más que un detalle, es la disposición del chasis y de la chapa de apantallamiento. Elige máquinas con plancha plegada. Los pliegues dan resistencia a la chapa, por lo que una chapa plegada en “omega” proporciona, en principio, más solidez al conjunto.

Observa el espesor de las chapa, lo habitual es que sean chapas de 5 o 6 mm e incluso máquinas con chapas de 10 mm.

Fíjate en detalles de refuerzo como pletinas y sus espesores y plegados pues son los que dan resistencia al cárter, y al conjunto en general.

Comprueba la existencia del portón trasero y su utilidad para inspección del rotor y azadas así como su capacidad para “desahogo” de tierras y restos.

Fresa o cuchillas

Observa la naturaleza de los dientes, las mejores, por su durabilidad, son las azadas con puntas de Vidia frente a las de acero templado básicas.

También es importante comprobar que el fabricante dispone de diferentes formas de cuchillas porque incluso sería necesario tener 2 juegos de diferente forma si se requiere para diferentes cultivos o diferentes acabados.

Rotor

Es muy importante la disposición de las azadas en el eje, optando mayormente por la distribución helicoidal pues este diseño evita bloqueos que puedan causar las piedras, pero sobre todo mantiene uniforme y estable la demanda de potencia al tractor a la vez que se consigue un terreno mucho más nivelado.

Un detalle a considerar es el número de azadas dispuestas, por metro lineal, en el eje. Un mayor número contribuye a un trabajo más uniforme pero sobrepasado cierta proximidad entre las hojas de la azada, puede haber problemas de “atascamiento”

Transmisión

Centra la atención en el tipo de transmisión (como llega el movimiento desde el tractor hasta las cuchillas de las azadas)

Observa si se trata de una transmisión central o lateral, o si es por cadenas, correas o engranajes.

En la transmisión central, se lleva el movimiento al centro de la máquina y se distribuye entre los dos semirotores del mismo tamaño. En las transmisiones laterales, se lleva el movimiento desde el centro de la máquina a los 2 laterales para mover sendos semirotores, o en casos de fresadoras más pequeñas, tan solo se lleva el movimiento a un lateral pues solo dispone de un eje de rotación.

En el caso de la transmisión central la anchura de trabajo coincide más con la anchura de la máquina pues se reduce esos espacios laterales

Por lo general, una transmisión engranajes es la preferida porque son transmisiones más duraderas, además de ser un sistema fiable y con menos pérdida de potencia. No se debe descuidar comprobar como se produce la lubricación de esa transmisión, en el caso de engranajes lo más habitual es encontrar un cárter para que el conjunto vaya bañado en aceite.

Mínimo se debe disponer de una transmisión de 2 velocidades, aunque más recomendable 3 o 4 velocidades.

Analiza si el rotor está sellado o abierto a la entrada de polvo y sólidos. Y no se debe olvidar analizar el cardan que debería incorporar un sistema de embrague-fusible (limitador de par)

Patines: Es marchamo de calidad que el rotocultor disponga de unos patines para que si desliza por el suelo sean estos los que se desgasten. Una fresadora debería disponer de patines ajustables a la par que reforzados.

Mantenimiento: La grada rotativa es un apero que lleva bastante mantenimiento. Al ser elementos rotativos siempre es necesario ser más cuidadoso observando y siguiendo las instrucciones del fabricante.

A la hora de analizar una posible compra, los detalles del mantenimiento no son nada baladí. Se debe comprobar la facilidad de cambios de rodamiento puesto que es una labor que se deberá realizar varias veces en la vida útil de la máquina. Mientras que hay máquinas que prácticamente deben ser partidas por la mitad para cambiarlos, en otras se hace mucho más fácilmente.

Otro detalle importante es que las azadas o dientes permitan una sustitución rápida cuando se vayan desgastando. Las hay que se sustituyen casi sin más herramientas que un martillo pues llevan un sistema de bulón y pasador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario