martes, 18 de marzo de 2014

PLANTACIÓN DE VIÑEDO EN ESPALDERA (I)

"Topeando" para abrir la línea de plantación
NUEVA EXPERIENCIA
La presente entrada es una experiencia personal y que viene a ser la continuación de una entrada anterior.
Durante el fin de semana 14 a 16 de marzo hemos realizado una nueva plantación de viñedo para su posterior conducción en espaldera. Ha sido la primera vez que la plantación la hemos realizado de forma totalmente manual. En el 2000 hicimos plantación pero entonces se realizó con los medios más avanzados, es decir con plantadora y tractor guiado por láser. Ahora con la crisis y porque sólo era una pequeña superficie los medios han sido mucho más "convencionales": lanzando la línea con el tractor y topo y sacando perpendiculares en el marco previsto.

EL SUELO
Quizá el suelo, junto con el clima, sea el factor natural que más influirá en la producción vitícola. Aunque esta parcela tiene diferentes "suelos", en general se puede afirmar que es de origen aluvial con una costra formada por canto rodado compactado con caliza (formando una especie de “turrón”) Son suelos que absorben poca humedad y que el "turrón" representa un importante obstáculo al paso de la raíz, sin embargo, romper esa costra con ayuda de un topo mecánico garantiza a la raíz que penetre por debajo y pueda mantener la humedad durante mucho tiempo.
Planta certificada
La heterogeneidad de la parcela hace que en otra parte el terreno sea mucho más profundo con buena granulometría y de naturaleza entre franco y franco-arenoso.
En cualquier caso no hay salinidad y el agua de riego también tiene una conductividad muy baja siendo ideal para los aportes hídricos de apoyo.

LA PLANTA
La planta ha sido servida por un vivero de Aielo de Malferit  (el pueblo natal de Nino Bravo) y se trata de planta ya injertada.
El portainjerto elegido ha sido el Ritcher 110 por su resistencia a la caliza y su aguante a la sequía.
Es vital que el patrón (portainjerto o parte raíz) y la variedad (parte aérea) se “lleven” bien, es decir sean “afines”.
El Ritcher 110 es el portainjerto más difundido en La Mancha (y me atrevería decir que también en el conjunto de España). El 110 es un portainjerto que se adapta a situaciones muy variables, es potente a partir del 1º año y en terrenos no salinos se adapta muy bien
La variedad: Tras muchas dudas, consultas con bodega, amigos, etc, al final se ha elegido una variedad “blanca”, la viura o macabeo. No es una variedad muy usada en España pero si que ocupa aproximadamente la 7º u 8ª posición en España. Es una variedad ideal para la elaboración de vinos jóvenes, espumosos aunque no es mala tampoco para un blanco de crianza en roble.
Es una variedad de porte rastrero aunque en su conducción en espaldera se le fuerza a la elevación. Su racimo es de tamaño mediano y muy compacto, agradable de vendimiar a mano si fuera el caso.
La elección de usar planta ya injertada y no ir a la opción de primero plantar el patrón y a los dos años injertar la variedad ha sido debido a que se adelanta al menos un año la puesta en producción aunque es una opción, en principio, más cara.

Líneas ya preparadas para recibir la planta
PREPARACIÓN DEL TERRENO
La parcela elegida es una parcela que ya ha estado plantada de viñedo anteriormente. Por aquel entonces (año 2000) se eligió la variedad syrah de producción de uva de calidad contrastada pero que en La Mancha ha sido un completo fracaso pues las viñas, una tras otra, han ido envejeciendo muy rápidamente por acción de enfermedades e infecciones.
Tras constatar la enfermedad de la otrora viña syrah se procedió a arrancarla. Ahora, con unos años de descanso del terreno, se ha preparado la parcela para una nueva plantación.
La decisión que se tomó cuando se arrancó la syrah fue dejar los postes extremos de la plantación además de dejar "enrollado" los 3 alambres (formación y vegetación), también se recogió la goma portagoteros (es de las que llevan el alambre embutido en el propio polietileno)
¿Subsolado o desfonde?: Se hizo una primera labor de subsolado, a unos 45 º de la dirección de laboreo habitual e incluso cruzando la labor, con el fin de mejorar la estructura y permitir una mejor penetración del agua y de las raíces futuras en el suelo al mismo tiempo que se airea el terreno. Con el subsolado se hace una buena labor y se limpia el terreno de raíces o larvas de nemátodos, etc.
En el terreno que nos ocupa se prefiere el subsolado al desfonde pues al ser un terreno con mucha caliza el desfonde invierte los horizontes y saca la caliza a la superficie. La labor se ha hecho con un arado tope de 4 cuerpos a 45 cm de profundidad.
subsolado previo
Abonado de fondo: se ha realizado un abonado orgánico de 25.000 kg/ha a base de estiércol de oveja y caballar.
Laboreo secundario: Con un cultivador convencional de golondrinas y 9 brazos se ha realizado un laboreo secundario
Marqueo de la plantación
Se ha elegido la densidad de plantación que ya tenía la parcela anteriormente (3*1,5 m2). En esta nueva plantación, como ya he dicho, se han mantenido los postes extremos de la anterior, así que el replanteo ha sido sencillo pues sólo había que seguir las líneas marcadas por los postes extremos.
La labor de marqueo se ha llevado a cabo con un arado topo clavando a profundidad máxima de 60 cm. Debido a la existencia de las salidas del riego como de los postes extremos no se ha usado el marcador que normalmente lleva el "topo" incorporado.
Lo más "novedoso" o criticable puede ser el marco elegido, puesto que se ha optado por una plantación a tresbolillo. En principio el marco de tresbolillo está obsoleto o casi en desuso pero en emparrados se está realizando mucho últimamente. El tresbolillo elegido consiste en formar un triángulo con 3 cepas contiguas.
La densidad de plantación es en realidad la misma que si hubiésemos escogido un marco rectangular y concretamente es de 2220 cepas/ha
La importancia de tener una buena "mira" en el eje de simetría
Una vez trazadas las líneas de plantación, con cuerdas en dirección perpendicular a las líneas se ha determinado la posición de cada cepa.

PLANTACIÓN
La plantación de cada planta se ha hecho de una en una, con la ayuda de unas barrenas, pinchos o espoleta que incorporan 2 pequeños dientes que enganchan la planta por el talón y la bloquean en el terreno mullido del fondo del surco abierto. Al mismo tiempo, el operario, pisa la tierra colindante para asegurar que las raíces quedan rodeadas de tierra.

PROTECTORES CONTRA CONEJOS
Según se va plantando, otras personas van cubriendo las plantas con protectores contra conejos que a su vez hacen de invernadero individual. Los protectores elegidos son de pared lisa y doble, con cámara de aire y de 60 cm de altura.
Los protectores se colocan rodeando a la planta y se aporcan un poco por medio de azada.
También se coloca un tutor, en este caso de bambú, que servirá para guiar a la planta naciente y evitar que los protectores sean arrastrados por el viento si este soplase con mucha energía.
Planta ya colocada con la ayuda de cuerdas marcadoras

OTRAS LABORES
Colocando los protectores (¡toda la familia ayuda!)
Los cuidados tras la plantación deberán encaminarse a facilitar la salida de los brotes, por eso la persona que ha colocado los protectores debe cerciorarse que ninguna planta queda enterrada. Un posterior pase de cultivador se encargará de airear el terreno e igualar la tierra que ha quedado formando el surco de plantación. Durante el primer año es preferible el pase de cultivador para mantener mullido en superficie y limpio de malas hierbas que el uso de herbicidas que pueden dañar la planta, sin embargo ojo con apurar mucho la distancia de la golondrina o reja a la línea de plantación pues cualquier golpe romperá el injerto y perderemos esa cepa.

En una próxima entrada analizaremos la puesta de los postes intermedios, lanzamiento de los alambres y la goma portagoteros.


Plantación y protectores: ¡cada vez falta menos!


Plantadora automática guiada por laser






8 comentarios:

  1. Pensaba que esto era un blog de maquinaria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues llevas toda la razón, pido perdón. Sin embargo si eres asiduo lector verás que de vez en cuando me permito una pequeña "salida del tiesto" (por ejemplo en www.masquemaquina.com/2013/08/mi-particular-vision-de-la-crisis.htm) y además por eso mismo el blog se llama "más que maquinas agrícolas".
      En este caso la ilusión por "el trabajo realizado" me ha hecho colocar una entrada donde ¡algo de maquinaria se ve!: un viejo lanzallamas, un vetusto "topo", y alguna plantadora moderna.
      Pero resumiendo, llevas razón.

      Eliminar
  2. Buena entrada. El que se keja de que no hay maquinaria no entiende lo que es la maquinaria en la agricultura

    ResponderEliminar
  3. Amalio de Albear y Diego24 de marzo de 2014, 21:49

    No me cuadra el "tresbolillo" con el marco de 3*1,5.... ¿podías poner un esquema? Me imagino como lo has colocado pero prefiero cerciorarme. Gracias

    ResponderEliminar
  4. Yo este año tambien plante asi por que eran solo 3000 m y yo lo plante a un marco de 2'5 x 1'15 y puse so4 con tempranillo

    ResponderEliminar
  5. 2,5*1,15... ¡y luego dicen que los manchegos somos "abusones"!

    ResponderEliminar
  6. Nosotros seguimos plantando asi y unas 60.000 por año, incluso hubo años que 120.000 plantas

    ResponderEliminar