miércoles, 7 de septiembre de 2016

COSECHADORAS DE CEREAL 1985-2015: ¿HAY ALGO DE NUEVO? Part. 1

John Deere 965
COSECHADORAS 1985-2015, LA EVOLUCIÓN
Lo habitual al leer un artículo en cualquier revista de divulgación sobre maquinaria agrícola es que el autor repase los diferentes bloques de trabajo que conforman una cosechadora.
En este post sin embargo quiero optar por hacer eso mismo pero enfocado a conocer los principales desarrollos tecnológicos que incorpora una cosechadora actual comparada con la generación anterior, digamos por ejemplo, 1980-85
Historia de cambios y perfeccionamiento: Efectivamente, existe una historia que ha ido evolucionando los diseños. Se han marcando etapas, avances técnicos, normativas de seguridad y de emisión de gases… y que a la postre han dado forma a la cosechadora actual.
Claas Lexion
Era 1938 cuando se presenta en Australia una primera cosechadora autopropulsada con motor de gasolina. Pero la pregunta que debemos hacernos es otra y es ¿si comparamos y ponemos a trabajar a dos cosechadoras, una “abuela” de 1980 y otra “novedosa” del 2015 habrá muchas diferencias? Está claro que hay dos puntos de vista. Por una parte está la visión del cliente, del cosechero-maquilero, el que maneja la máquina. En este punto de vista influye la comodidad, la capacidad de trabajo nocturno, las ayudas a la conducción, el autoguiado… Pero existe otro punto de vista, el del agricultor, el de la persona que contrata los servicios y que en definitiva “le importa un bledo” la comodidad de la máquina y lo que se pregunta es si la nueva cosechadora le va a dar menos pérdidas, un mejor reparto del tamo, granos más enteros, en definitiva más rendimiento de su cosecha, menos tiempo de operación que a la postre significa que el cosechero puede cobrarle menos por hora o por hectárea cosechada.
Evolución ventas (Datos ROMA 1990-2015)

LA COSECHADORA en el mercado global de la maquinaria agrícola
España no es un país con “peso” en el mercado global de cereales pero aún así somos un buen país "escaparate" y por eso en nuestro territorio están presentes las marcas más importantes y representativas fabricantes de cosechadoras.
En la “aldea global” hay mucha marcas pero nombrado a Claas, New Holland, John Deere, Deutz-Fahr, Fendt-Massey, Case… es decir casi todo en el sector de la recolección de cereal.
Ventas por marcas (2011-2015) (Datos ROMA)
El mercado español de cosechadoras nuevas es “pequeño” y además “menguante” sin embargo el parque según datos del MAGRAMA está en torno a las 50.000 unidades inscritas aunque el mismo Ministerio piensa que solo unas 25.000 estarían operativas.

DESDE LOS ´80: NOVEDADES
POR FUERA (análisis de cabinas, neumáticos e iluminación):
Posiblemente lo que antes llamaría la atención entre las cosechadoras de 1980 y 2016 es que han crecido en tamaño.
Efectivamente ha crecido la “caja” pero también los cabezales se han ido alargando; Y eso ha implicado tolvas de más capacidad; 
Puesto conducción moderna New Holland
Cabinas: han mejorado de forma considerable. Los diseños son muy ergonómicos con palanca multifunción (joystick) que puede servir para el control hidrostático de la velocidad de avance como del control del molinete, la presión de flotación o el control de altura de rastrojo.
Los monitores ofrecen la información y el acceso a ajustes de cosechas, cribas, alarmas…
Se ha estudiado mucho la insonorización y la hermeticidad; Se han conseguido fantásticos asientos; Popularizado el aire acondicionado incluso con climatizador; Mejoras en la visibilidad con enormes superficies acristaladas y el tintado de lunas que actúan de filtro solar; Cámaras de videovigilancia que aumentan el control del operario y de forma sobremanera la seguridad; Asiento acompañante que se transforma rápida y fácilmente en oficina de campaña…
Neumáticos: Cada vez más anchos y con más capacidad de carga; En los últimos años se han popularizado los neumáticos de baja presión; Se ha introducido la doble tracción (ruedas traseras directrices pero también motrices); El aumento del número de máquinas con tracción a través de orugas de caucho sustituyendo a la rueda convencional.
Iluminación: a base de LED´s, H9 y xenón que hacen que una cosechadora 2016 pueda “convertir la noche en día”. La eficiencia lumínica actual era impensable en los años 80 pues además se dispone de iluminación específica para el sinfín de descarga, para los laterales para la parte trasera.

POR DENTRO: Análisis del motor, bloque de siega, de trilla y de limpieza
MOTOR
En este apartado la renovación también ha sido total, no ya porque el motor introduzca cambios con respecto a las líneas tecnológicas generales de diseño de los años 80 si no por los niveles de emisiones que se han ido imponiendo desde la Administración y que ha representado el rediseño de órganos anexos al motor para intentar cumplir la normativa.
Los precedentes
El nivel de emisiones se ha ido recrudeciendo y ya hoy los modelos se venden en Fase III b y IV. Los fabricantes o bien se han decantado por EGR, catalizador de oxidación DOC y filtro de partículas DPF, por ejemplo, la serie W de John Deere, o bien por el postratamiento de gases de escape mediante reducción catalítica SCR con la adición de un agente reductor como el Adblue. O bien, con la entrada de la Fase IV b incluso con la unión de ambas tecnologías.
Si el tamaño crece lógicamente la potencia también y si bien hay cosechadoras pequeñas con motores de 150 CV también las encontramos con motores de ¡700 CV! Y con “plus de potencia” por la gestión electrónica del motor.
TRANSMISIÓN Y VELOCIDAD
Prácticamente la totalidad de las máquinas incorpora una transmisión hidrostática que alimenta a los motores hidráulicos que van en las ruedas, habiendo o bien 2 motrices y 2 directrices o las cada vez más frecuentes 4 motrices y 2 de ellas también directrices. Por supuesto la estructura de la máquina obliga a que las ruedas mayores estén en “cabeza” pues son las que soportan mayor peso y siempre son motrices.
La caja de cambios es “simple” y se suelen usar cajas de 3+1 velocidades para un rango de velocidad entre 2 y 20 km/h aunque ya hay modelos que en transporte pueden llegar a los 40 km/h
En cuanto a la transmisión del movimiento a las diferentes partes móviles se han conseguido diseños más “sencillos” reduciendo el número de correas y ejes cardánicos.
BLOQUE DE SIEGA
Ayer y hoy
Por lo general se puede afirmar que el cabezal o peine ha “crecido” y si bien lo normal es encontrar anchuras de corte entre los 4 y los 8 m también es factible llegar a cabezales modulares de hasta 15 m
Los materiales de fabricación se han aligerado a la par que se les daba más resistencia. Por ejemplo las cuchillas y las contracuchillas son ligeras, fabricadas en acero con bajo contenido en carbono, pero el tratamiento que incorporan alargan los periodos de afilado y tienen alta resistencia al impacto. Se cuida que la cuchilla corra bien por la “guarda” para optimizar el corte pero también reducir potencia necesaria de accionamiento. También se puede gestionar la posición de la plataforma de corte con las cuchillas.
Una de los avances más significativos es que ahora las cosechadoras son más “específicas” (entiéndase esa "especifidad" a que se dispone de cabezales específicos para el cultivo que va a cosechar)
En cuanto al molinete y sinfin no hay demasiadas diferencias salvo el normal perfeccionamiento tecnológico que se va introduciendo en cada nuevo modelo debido a que los servicios de postventa van recogiendo comentarios de mejora de los clientes. Una cualidad a destacar está en los dedos retráctiles que ahora es común verlos fabricados en polímero plástico o en acero al boro. También destaco el ajuste hidráulico del molinete desde cabina. Los sinfines disponen de inversor de giro para eliminar atascos de materia.
Otra mejora está en la banda elevadora desde la embocadura hasta el sistema de trilla y que se fabrica en caucho pero con sistemas de autotensionado por medio de muelles y rodillos.
"Peine" de siega de cosechadora New Holland capaz de trabajar en laderas
Por último en el bloque de siega hay que destacar la influencia de la electrónica. Ahora una cosechadora moderna puede mantener un control automático de la altura del cabezal. Unos sensores miden la distancia del cabezal al suelo y mandan señal a los cilindros de control de altura.

Próxima semana: Continuación con el análisis al Bloque de trilla; Bloque de limpieza; Automatización de la máquina; Calidad de la recolección.

6 comentarios:

  1. Hola.La evolución de las cosechadoras ha sido espectacular.Recuerdo siendo pequeño que había guardada una saca-farh amarilla de mi abuelo.Tenía unos 2 metros y algo de corte que se subía tirando varias veces,un motor Porche de gasolina de 4 cilindros con 60 cv pegado a la derecha del operario para que no se quedara frío(era mi tío Paco que en gloria esté),la dirección mecánica y al llegar a los cabeceros con los surcos atravesados se ponía difícil la cosa,también para los que iban llenando los sacos (no tenía tolva)que se agarrarían unos a otros para no caerse.Nunca la vi funcionar y tengo 52 tacos.Un saludo desde Madrigal


    ResponderEliminar
  2. Pues yo Carlos nunca vi trabajar a una reliquia como esa pero si las he visto en museos. Lo del motor para "dar calor al operario" era de agradecer, sobre todo en las fríos días de julio y seguro que también se agradecía el "pum, pum" de los pistones en los oídos.
    Aún así, bienvenidas las primeras máquinas porque yo recuerdo a mi padre segar con la hoz y sobre todo recuerdo bien estar subido en la trilla (creo que vosotros decís trillo) dando vueltas a la parva tras la mula. Y luego aventando (primero a pala y posterior con aventadora) ensacando, subiendo a las cámaras... ¡la repera! y encima les daba tiempo a mantener las viñas en perfecto estado de revista, y las olivas y... ¿cómo eran capaces de hacer eso? Yo ahora con una décima parte de las viñas y con tractor no soy capaz de mantenerlas bien binadas como ellos.
    En fin, estaban hechos de otra pasta y se lo hemos pagado con una mala paga de 600 € y algún viaje del Inserso ¡y gracias!

    ResponderEliminar
  3. Todo está basado en lo mismo y cuanto más grande mejor ,si es posible. Como la catedral de Burgos ,pero eso si ,yo quiero una que no tire grano. Y mentando Burgos, viva los empresarios de antes ,viva IASA. Desde este blog y si se publica este comentario mando un abrazo muy fuerte a todos los que segaron en su día sin cabina.

    ResponderEliminar
  4. Claas fue pionera en este sentido.Regulacion de molinete hidraulico asi como las revoluciones,sistema de altura de siega autocontour,sensores para la perdida de grano y llenado de la tolva asi como locadizacion de algunos sitios propensos al atranque,mando multifuncion y avance hidrostatico,sistema de laderas 3D,etc.todo ello alla por 1986 con la llegada a casa de la dominator 98sl,maquinas de la competencia eran muy inferiores en este aspecto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Razón llevas Juan Luis, la Dominator ha sido una máquina pionera en muchos sentidos, ha marcado tendencia y todo un referente. Son de esas máquinas que habría que hacerles un homenaje porque son un hito en la historia de la evolución de las máquinas.

      Eliminar
  5. Hoy en dia es todo muy moderno,mucha tecnologia.Personalmente soy mas de una cosa intermedia.Soy un fan de la serie 5 y 6 dominator de claas .Me gusta sentir ruido de la siega y como va trabajando la maquina,solia abrir por las rardes puerta de cabina.Hoy en dia todo eso se ha perdido con los nuevos modelos.

    ResponderEliminar