domingo, 10 de enero de 2021

JEEP COMANDO, LA FUERZA Y LA BELLEZA COMBINADAS EN UN SOLO VEHÍCULO

Cuando España está sumida en el temporal provocado por “Filomena” y mi coche es incapaz de salir de su garaje, me acuerdo de alguna de las viejas glorias que vieron nuestros campos y carreteras, una de ellas fue el Jeep Comando.

UN POCO DE HISTORIA

Modelos Willys en España

Los Willys se fabrican en España desde 1959 tras la firma de la española MMC S.A. (Material Móvil y Construcciones SA) con la norteamericana Kaiser, propietaria de Willys. Más tarde Kaiser sería adquirida por AMC (American Motor Company)

VIASA: El acuerdo autoriza a fabricar en España, se crearía la empresa VIASA para tal efecto, los modelos CJ-3B y la versión larga CJ-6 pero, unos años antes (1953) ya se había firmado una autorización de venta de esos modelos como vehículos importados.

Los CJ3-B y CJ-6 se fabricaron primero con piezas importadas pero solo un poco más tarde se había nacionalizado todos sus componentes y era un producto 100% español; para la línea de producción se utilizó la ayuda y el soporte de la francesa Hotchkiss.

En un principio los vehículos fabricados por VIASA recibieron la denominación de "Wyllis-Viasa", para pasar rápidamente a lucir un logo con la marca "Jeep-Viasa". Se vendieron mucho al ejército, pero también se buscó al mercado civil.

El Jeepster Commando de VIASA

Un vehículo que buscaba unir lo deportivo todo terreno con coche familiar. El nombre Jeepster aparece en realidad tras la 2ª guerra mundial, en 1948 para apodar al todo terreno derivado de los utilizados en la guerra Willys Jeepster y era Kaiser quien los fabricaba y comercializaba. Al ser adquirida por  AMC el nombre queda solo en Commando.

15 años del Comando en España: Desde 1968 hasta 1983 se fabrican en España, a través de VIASA (Vehículos Industriales y Agrícolas S.A.) los Commando usando como modelo el original Jeepster Commando. En realidad en España CAF (Construcciones Auxiliares del Ferrocarril) tenía los derechos de fabricación y MMC los de distribución; aunque al final, en 1971, CAF absorbería a la propia MMC.

Jeep Ebro Commando (foto Wikipedia)

VIASA, empresa de Zaragoza, se crea en 1959 pero los orígenes datan del lejano 1897. En aquel año se funda la empresa hispano-francesa Carde y Escoriaza por la unión de objetivos del francés Gustave Carde (Burdeos) y el español Nicolás de Escoriaza (Zaragoza) y que fabricaban material ferroviario y también tranvías. Posteriormente, ya en 1920, la empresa se llamó Material Móvil y Construcciones (MMC) y que en 1955 se inicia la colaboración con la vasca Construcciones Auxiliares de Ferrocarril (CAF)

VIASA también fabricó tractores bajo licencia de Fiat como los modelos 211-R y 411-R aunque el tema de los tractores duró poco. Otro vehículo de VIASA fue la furgoneta SV, totalmente diseñada en España.

La etapa EBRO/AVIA

Durante la década de los 60, Motor Ibérica (MISA) tiene una gran expansión industrial. MISA había llegado a un acuerdo con la multinacional Massey Ferguson (tras la salida de Ford que fue el “germen” de Motor Ibérica) Se adquiere la mayoría del capital de Perkins Ibérica; se absorbe a empresas como la abulense FADISA (Fabricación de Automóviles Diesel) en 1967, fabricante de furgonetas Alfa Romeo; SIATA (filial de la italiana del mismo nombre) en 1972, y que fabricaba furgonetas; AISA (Aeronáutica Industrial S.A.) en 1977, que fabricaba camiones ligeros con marca Avia…

En 1974 VIASA firma un acuerdo con Motor Ibérica en virtud del cual la segunda aporta a la primera apoyo técnico para desarrollar sus vehículos y se hace cargo de la comercialización de los mismos (la red de VIASA era bastante limitada en número de concesionarios) pero la fabricación siempre corrió a cargo de CAF.

En virtud de estos acuerdos el Commando, pasará a denominarse Jeep-Ebro y Jeep-Avia, mientras que los CJ3-B y CJ-6 se denominan Bravo S y Bravo L (y que fueron utilizado en gran número en el ejército español. Además, los Jeep-Avia Bravo y Bravo L introducen la opción de colores más vivos, como el amarillo y el naranja, para reforzar la imagen del vehículo de todoterreno de ocio) No se trata de ninguna compra o absorción, solo colaboración comercial.

MISA aporta su extensa red comercial, pero también su experiencia en ingeniería y control de calidad. El comunicado empresarial dejó claro el objetivo: “Jeep, el vehículo internacional de indiscutible prestigio, fabricado en España por C.A.F., estará a partir de ahora distribuido por Motor-Ibérica, S.A., fabricante de los vehículos Ebro. Motor Ibérica, además de distribuir los vehículos Jeep, aporta su experiencia industrial de ingeniería, calidad e investigación, colaborando con su organización comercial en el servicio y asistencia técnica. Dos líderes del transporte en España garantizan la probada calidad del Jeep y le ofrecen un inmejorable servicio.”

El cambio de nombre comercial también introduce cambios de diseño. El motor pasa a ser un Perkins, También se introducen mejora en la instrumentación con un segundo reloj y más chivatos; pilotos traseros más grandes; mayor gama de colores…

En 1980 Motor Ibérica ya estaba en conversación con Nissan. Se cuajó un acuerdo y se inició la producción en Barcelona de los Patrol y la Vanette. Ya no había sitio para los Commando que podían competir con el Patrol. En 1983 acaba la fabricación en Zaragoza de los VIASA puesto que el producto ha quedado claramente anticuado frente, por ejemplo, al Patrol.

LA MECÁNICA

El diseño del Commando español estaba basado en su homólogo americano Jeepster Commando. El Commando era un todoterreno clásico con dos ejes rígidos que venía a ocupar en el mercado español, por tamaño y por precio, el espacio situado entre los Land Rover Santana 88 y 109.

Chasis y carrocería: Nada de “monobloque” como ahora, el Comando estaba formado por un chasis de travesaños y largueros sobre el que se montaba la carrocería. La suspensión la proporcionaba unas ballestas montads sobre los ejes rígidos.

La longitud total alcanzaba los 4,27 m. En un principio, estaba disponible en tres tipos de carrocería (sin techo, con techo de lona o con techo metálico) y que podía alojar a seis pasajeros (tres delante y tres detrás)

La fuerza y la belleza combinadas en un solo vehículo

Motor: El motor fue cambiando; inicialmente montó un Barreiros diésel de 2.0 L que proporcionaba 63 CV (también hubo versión gasolina, el Hurricane F-4 de 2,2 litros y 72 CV) e incluso se optó por el motor español Matacás pero se descartó por su escasa potencia.

Con el acuerdo con Motor Ibérica, el motor pasó a ser un Perkins, el 4-108 de 1.760 c.c. y 47 CV, un motor algo menos potente que el Barreiros pero en aquella época, con la enorme crisis del petróleo, donde se premiaba mucho un consumo menor, no fue un gran impedimento. Posteriormente se montó otro Perkins, el 4-165, de 2700 cc y ya de 71 CV. Incluso se llegó a montar con motores V6 de gasolina que se destinaron a la exportación (fue un encargo directo desde la matriz norteamericana) Con la incorporación del motor Perkins pasó a denominarse Commando S.

Transmisión: La transmisión disponía de una caja de cambios de 4 relaciones fabricada por UGO bajo licencia Warner.

La tracción era trasera o incluso total con reductora.

Versiones: Se fabricó la versión Heavy Duty (HD) y la HDI con mayor capacidad de carga por incorporar un techo de fibra de vidrio de mayor altura.

Los tapacubos podían ser cromados o bien unas llantas más “de campo”.

A finales de 1978 llegó una nueva evolución del Comando; el HD (Heavy Duty), y que incluía algunas modificaciones en el chasis, en la transmisión con desarrollos más largos, en la dirección con nuevas crucetas para mejorar el radio giro.

Al año siguiente, 1979, tuvo lugar la última evolución de la gama, con el lanzamiento del Comando HDI, un modelo que aprovechaba la base mecánica del HD pero que aumentaba la capacidad de carga de este, gracias a un techo sobreelevado de fibra y a una modificación de la zaga que ahora caía recta. El HDI era capaz de cargar hasta 750 kg o alojar 8 o 9 ocupantes según la configuración que se le diera a sus asientos.

En cualquier caso el Commando se desarrolló poco técnicamente y por ejemplo durante toda su vida en España mantuvieron los frenos de tambor en ambos ejes…; en realidad esa fue su muerte. 

Fuentes consultadas y entradas relacionadas

www.jeepclasico.com

www.jeepcomando.es

Land Rover, el coche con alma de tractor

3 comentarios:

  1. Hola soy Carlos.Interesante tu articulo.En los k montaron perkins se kedaban muy pobres de potencia,ese motor no se si era muy parecido al del 131 y no podia con el alma.Al montar barreiros iba muy bien para akellos años,claro k lo miras hoy y esos motores se kedan muy lejos de los de ahora con un monton de cv.Un saludo desde Madrigal

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente Carlos llevas toda la razón. El motor Barreiros, 2 L y 63 CV, iba más sobrado que el Perkins de 1,7 L y escasos 47 CV (incluso, desde la perspectiva de hoy cuesta imaginar como aquel motor era capaz de mover ese chasis). Además las primeras unidades iban con transmisión de 3 velocidades... así que alcanzar los 80 km/h era una proeza. Pero todo hay que verlo con la perspectiva de aquellos años donde la crisis del petróleo, y por ende del precio de la energía, era de lo que más se hablaba, así que motores "rácanos" en potencia pero poco "gastones" no estaban mal vistos.
      Pero el resumen del Commando puede ser que fue un vehículo que no evolucionó en sus casi 20 años de fabricación, a la postre esa fue su muerte.
      Saludos

      Eliminar
  2. Interesante entrada, Helio.

    Siempre está bien conecer la historia de la industria española para darnos cuenta de donde venimos y hacia donde vamos.

    Twins' Farm
    www.twins-farm.es

    ResponderEliminar