viernes, 1 de enero de 2021

REDUCIENDO POTENCIA PARA AHORRAR COSTES

POTENCIA, MÁS POTENCIA… ¿ES NECESARIO?

Se podría fijar la década de los 50 del siglo XX, como los inicios de la “tractorización” de la agricultura española. Desde entonces el incremento de potencia ha ido en constante aumento. Afortunadamente parece que esa tendencia ya se ha cortado, pero aún así en 2019 la potencia media del tractor nuevo vendido ha sido de 113,3 CV

Potencia media estabilizada: En España la potencia media del tractor nuevo no ha aumentado en los últimos 5 años, en realidad se mantiene entre los 112 y los 115 CV. Pero si que aumenta la potencia media del parque de tractores (al “jubilar” a tractores antiguos menos potentes e ir matriculando tractores nuevos más potentes)

La pregunta es obvia, ¿es necesaria toda la potencia de nuestros tractores o se podría reducir?

La reducción de potencia significaría un importante ahorro puesto que el “tractor se vende por caballos”. Si el caballo medio en España en 2019 estuvo en 497 €/CV (antes de impuestos) pero es que además una potencia menor significará un ahorro en otros costes como el gasóleo. Un dato significativo es que el tractor en una explotación agrícola supone el principal coste de la mecanización (según algunas fuentes su coste representa entre el 40-50 % del coste de la mecanización)

Evolución de potencia media y precio medio del CV en tractor nuevo en España (2014-2019)

Precio en constante aumento: El precio medio del caballo, no para de subir, 75 €/CV en 5 años, desde los 422 en 2014 hasta los 497 €/CV en 2019…

¿CÓMO REDUCIR LA POTENCIA?

Obligatoriamente se debe optimizar el tamaño del tractor con las faenas, tiempo disponible y aperos de uso. Pero además hay que cuidar otros aspectos como los neumáticos (estado, presión de trabajo); peso total y distribución del mismo; correcto manejo del control de esfuerzo; profundidad de trabajo; tipo de acoplamiento...

Además, con un tractor “grande”, infrautilizado, los costes de explotación también suben. Es complicado dar esta cifra “media”, si sería más factible hacerlo por cultivos. Lo que es común es que en casi todos los cultivos que analizo de forma personal, los costes por hectárea aumentan sin parar: simientes o plantas, costes energéticos, costes de la potencia de tracción, impuestos… Por dar una cifra, en un cultivo como la vid del que más datos tengo, mis costes (repito, míos) están hoy, cuentas cerradas a 31 de diciembre del 2020, en los 553 €/ha cuando en 2000, año en el que me inicié en el control de contabilidad de mi cultivo, estaba en los 431 €/ha. Efectivamente ha habido inflación que deberíamos descontar para comparar a “euros constantes” pero aún así 122 €/ha es demasiada subida. Por supuesto en mi caso no todo es por los costes asociados a la “potencia ineficiente” pero si hay una parte que se debe al “exceso de caballos” (se ha sumado un tractor, JD 1030V, a la explotación para hacer más “cómodo” el trabajo, pero que a la postre significa más potencia para las misma superficie y el mismo cultivo)

¿CÓMO SE CALCULA LA POTENCIA NECESARIA?

Lo normal es que los agricultores planifiquen su compra de “potencia” en su tractor para hacer sus faenas en “el peor de los casos”. Esto puede ser efectivo porque siempre estamos del lado de la seguridad, pero efectivamente es un procedimiento “caro”.

Quizá sea mucho más interesante comparar el coste adicional que se genera por tener la potencia máxima necesaria en las peores condiciones posibles, con la pérdida de ganancia obtenida por no poder sembrar o cuidar tus cultivos si el año viene de forma “torcida” y no disponemos de la potencia necesaria para las labores en un tiempo menor.

¿Para qué quiero tener tantos caballos si la mayoría de ellos no están “trabajando”? ¿Para qué quiero tener potencia si al final comprobamos que tractores “antiguos” que conservamos en nuestra explotación y con mucha menos potencia son suficientes para hacer algunos trabajos de siembra, abonado…?

Además para razonar sobre la eficiencia de la elección de la potencia necesaria sería antes necesario razonar sobre otras cuestiones.

Carga de motor: o incluso puedo incrementar la carga en el motor, por ejemplo en periodos cortos puedo llegar al 85 %? Los agricultores deben ser gerentes de su potencia y deben saber trabajar en la eficiencia del combustible de sus motores. No creo que sea normal que se exploten solamente al 40-50 % la capacidad del tractor principal de una explotación.

Suspendidos o arrastrados: Incluso hay que plantearse si no sería más rentable sustituir aperos suspendidos por otros arrastrados que quizá demanden menos potencia, por ejemplo de elevación. Es cierto que un apero arrastrado o semisuspendido puede ser más caro que uno suspendido pero haciendo números seguro que sabremos ser críticos y decir cual es la alternativa más rentable.

Velocidad y/o anchura de trabajo: Si se aumenta la potencia del tractor deberías aumentar la velocidad de trabajo o la anchura de trabajo, pero ¿de verdad lo haces?, ¿entonces para qué sirve más potencia? Resulta absurdo “tractorizarse” sin mecanizarse en paralelo.

Peso-potencia: Y si lo que buscas es tracción entonces no debes elegir el más potente si no el más pesado, así que por favor analiza la relación peso / potencia de tu tractor, de otra forma estás tirando el dinero.

Efectivamente un mayor peso aumenta la resistencia a la rodadura, pero si te falta peso estarás patinando excesivamente.

Patinamiento: Otra faceta muy importante, siempre a considerar, es el patinamiento o deslizamiento del tractor. En realidad una tasa equilibrada de patinamiento optimiza la tracción, pero claro, esta afirmación es cierta dentro de unos límites. En definitiva tener un deslizamiento entre 10 y 15% no es una mala cosa.

Reparto de peso: Mira la distribución de pesos, intenta conseguir ese 45-55% en estático que seguramente estará en torno al 30-70 % en dinámico. Un buen equilibrio, a la par que una correcta velocidad de avance te evitará el desaconsejable “cabalgamiento

Neumáticos: Otra alternativa es pensar en aumentar el diámetro de las ruedas, además de jugar con el ancho de los neumáticos y en definitiva con el aumento del área de huella.

Observa la presión de tus neumáticos y siempre elige la mejor solución. No es lo mismo la presión en carretera o camino que en trabajo. En campo, la menor presión posible, en carretera la mayor posible. La solución elegida debe ser una solución de compromiso que nos rentabilice la utilización del tractor.

Terreno-Tempero: Observa el momento de realizar las labores, las condiciones de humedad, de tempero, es quizá el factor más influyente en la eficiencia de una labor.

Agricultura de precisión: El control de tráfico por la parcela es fundamental y ahora con el control GPS podemos utilizar la técnica a nuestro favor. Las máquinas deben rodar siempre por el mismo lugar para reducir la superficie compactada de la mayor parte de la parcela, de esta forma un alto porcentaje de la superficie de la parcela nunca se compacta.

Consulta de potencia media y precio medio tractores desde años 2014 al 2019

2014: http://www.masquemaquina.com/2015/01/2014-los-numeros-del-mercado-espanol-de.html

2015: http://www.masquemaquina.com/2016/02/2015-los-numeros-del-mercado-espanol-de.html

2016: http://www.masquemaquina.com/2017/01/2016-los-numeros-del-mercado-espanol-de.html

2017: http://www.masquemaquina.com/2018/01/numeros-del-mercado-espanol-de.html

2018: http://www.masquemaquina.com/2019/01/numeros-del-mercado-espanol-de.html

2019: http://www.masquemaquina.com/2020/01/mercado-espanol-de-maquinaria-agricola.html

Mercado de tractores 2019

2 comentarios:

  1. Muchas gracias por tus consejos técnicos, pero ni los caballos nuevos son lo que eran los viejos, ni un tractor con un 20% más de potencia es más grande que lo que pueda ser el viejo; y en la mayoría de los casos, dentro de la misma serie, entre modelos con 30-40 caballos de diferencia la demasía de precio son 6.000-8.000 euros... lo de que burro grande ande o no ande no lo voy a decir. Luego está el factor psicológico de la idea de progreso, la necesidad de estar menos tiempo en el tajo, el por si acaso...

    Es más cuestionable el hecho de que si compro nuevo y entrego el viejo o compro usado seminuevo por el mismo dinero y me quedo con el viejo, que el simple hecho de comprar la misma potencia. Lo mejor y más sensato , PARA QUE TE QUEDE LA PAC, es no invertir en chatarra, sabiendo que si hay que hacerlo es negativo, pocas veces te va a aportar algo. La tierra tiene una cosa muy buena, y es que lo que no te da un año te lo da al siguiente, pero la marca, potencia y edad del tractor (dentro de una lógica) no tienen tanta relevancia en la cuenta de resultados de una explotación agrícola. Feliz año

    ResponderEliminar
  2. Muy buen articulo, y muy necesario, no por tener el tractor más grande y "que más mola" se es mejor agricultor.

    ResponderEliminar