jueves, 26 de noviembre de 2020

PROCESO DE RESTAURACIÓN DEL TRACTOR EBRO 684 E

Los fieles seguidores de
El 684 E, ya restaurado, en sus primeras pruebas
Más que Máquinas
, ya conocen a Miguel Ángel, es un colaborador del blog que al igual que otros (Juan Ángel, Francisco…) van contribuyendo al mantenimiento del mismo contando experiencias personales o sus amores por determinadas máquinas.

Hoy Miguel Ángel, de nuevo contribuye con esta entrada en la que nos cuenta la restauración de un Ebro 684 E. A mí me ha encantado, el dominio que Miguel Ángel tiene de la palabra escrita es patente, el amor por la marca Ebro también resulta llamativo. ¡Qué ustedes lo disfruten!

ADQUISICIÓN Y LA DECISIÓN DE SU RESTAURACIÓN

Decía el poeta Eloy Sánchez Rosillo, de manera contundentemente y sentenciosa, aquello de que muchos son los caminos que recorre un hombre hasta que encuentra el lugar de su muerte, y que muchas son las personas que en su paso conoce por avatares del destino. Un buen amigo, que comparte con Electromecánica 21 S.L. nuestra pasión y ensimismamiento hacia la marca Ebro, nos avisa de que hay un tractor Ebro 684 E largo, que, si no intervenimos, corría graves riesgos de acabar fundido en el soplete o vendido, por piezas, por algún desguace buitrero.

Decidimos que había que intervenir: pagamos lo que se puede pagar por un vehículo en las condiciones en las que se hallaba este manteniéndole el pulso al tiempo. Pensemos que lleva más de 25 años parado, no le entran las marchas, bloque motor reventado por el agua, la bomba inyectora ha sido profanada y dejada a merced de los elementos, el alternador no se halla, la bomba hidráulica tándem no la tiene, ausencia de automático de arranque, no hay instalación eléctrica, todos los instrumentos están dañados, no tienen agujas, volante quebrado en el estriado central, aletas traseras podridas en la parte inferior, pintura dañada por la palomina y la restante, al margen de convivir en el mismo Ebro el rojo y el azul, pareciere que le hubieren dado una mano de la misma con una escobilla del váter... ¡Dantesco!

¿POR QUÉ SALVARLO?

Llegando a nuestras instalaciones
Más allá de los intereses mezquinos a los que el dinero arrastra y condena a la gente, más allá del amasijo de hierro que conforma el tractor, debemos ser conscientes de que hay –todavía– palpita un trozo de historia, por donde no sólo han pasado sus dueños como legítimos propietarios de la máquina con sus hazañas, sorteando el curso del tiempo, sino que además está inserto el fragor de una lucha por industrializar el campo español y hacer próspera la incipiente industria de nuestro país.
En aquel último cuarto del siglo XX, todavía aquellos agricultores se preludiaban como alguien llamado a conquistar un destino, antes de la desolación de la quimera que asola nuestros tiempos, de la que hemos sido testigo no hace mucho tiempo en este 2020, al ser un hecho manifiesto el cierre de la Factoría Nissan, donde se fabricó este vehículo allá por el año 1973 en la Calle Capitán López Varela, 173, en la Factoría de la Zona Franca, donde estaba instalada MISA (Motor Ibérica, S.A).

Era una época en la que soñar, al menos, era una posibilidad. Alguien, con ese tractor, podía tener aspiraciones y ser dueño de un sino y de una ilusión que, como si se tratase de una brizna, motivaba un porvenir a intuir y por el que luchar, a la vez que se aferraba a la sensación de poder, así como el rugido, que brinda en todos sus resortes un Perkins de 6 cilindros vibrando en sus manos, y descoyuntando la tierra por donde los hombres han pasado y hecho labor para hacer patria.

Entrada a la antigua factoría
En cuanto a la propia intrahistoria de la marca EBRO, el 684 E es un modelo emblemático por varios motivos: es la primera vez que Ebro, superados los márgenes de error y debilidad que supuso el modelo 183 (fundía las traseras como si fuese material maleable), crea un tractor compacto con 6 cilindros, más de 5000 cc, en un Perkins de fabricación española con sistema de inyección Condiesel y con una distribución por cadena, al que se le acopló la experiencia del puente trasero de la serie 155, 160 y siguientes con los nuevos avances de Massey Ferguson en los reductores y sistema interno, con sus refuerzos y modificaciones.

¿POR DÓNDE EMPEZAR?

Somos conscientes de que, antes de acometer cualquier reparación a realizar, hay que reparar en la envergadura del problema a tratar. Por ello, lo primero que hicimos fue sondear los problemas aledaños a la documentación del vehículo, a través del pertinente informe de tráfico, donde se da fe de las sucesivas transferencias, características y modificaciones del vehículo… ¡Sorpresa! El vehículo, cosas propias de la época, había estado circulando por tres manos diferentes a nombre de su primer dueño, que, ajeno a estas tribulaciones, pensaba que lo transfirió de hecho allá por el año 1985. Contactado el primer y legítimo dueño hasta la fecha, se le explicó la problemática y diligentemente nos firmó los documentos para poder transferir el vehículo…

Ficha técnica del Ebro 684 E

Motor: Perkins 6.305 de fabricación española; 6 cilindros; 5000 cm3; bomba rotativa. Potencia: Máxima 85 CV; homologada a la TDF: 78 CV. Batalla: 2240 mm. Precio del año 1973: 468.000 pesetas. Neumáticos: 7.50x16; 15x30. Altura total: 1690 mm

EMPIEZA EL PROCESO DE RESTAURACIÓN

Comenzamos a desmontar el tractor entero pieza a pieza. Se desmonta el motor, se encamisa, se le acopla un nuevo equipo motor a la vez que se le repara el bloque con electrodo de fundición y otros materiales. Los conocimientos del personal de Electromecánica 21 S.L. y de nuestra oferta de recambio Ebro, son claves. Se le acopla una nueva bomba inyectora a la que se le ajusta el avance hasta dejar el motor fino en el arranque y en el sonido; se cambian las toberas de los inyectores

Datos inyección: Avance de inyección en 25 grados; presión de trabajo de inyectores: 125-165 Kg/cm2

Ahora toca afanarse con el circuito de refrigeración; se cambia la pipa y la bomba de agua, se limpia a conciencia el radiador y todo el circuito con productos a tal fin.

Llega el embrague, se hacen los ajustes, modificaciones y sustitución de las piezas que son necesarias: plato de embrague, pulido de prensa. Idéntico quehacer con los frenos (esta unidad se fabrica en 1973 y los frenos son secos; en los años siguientes se montarían en baño de aceite)

En el puente trasero y elevador se acometen las pertinentes maniobras de reinserción de la bomba hidráulica tándem; se sustituyen latiguillos, mangueras y gomas tóricas.

A la caja de cambios se le da un repaso general y se sustituye la torreta reductora de cambio y los rodamientos que fue menester por motivos evidentes y prescriptivos.

Mientras se realiza la instalación eléctrica, se manda el depósito a limpiar. En cuanto a la instalación eléctrica, se cuenta con el saber hacer del especialista en nuestra empresa, Nicolás García, que decide acoplar varias mejoras como la colocación de la caja de fusibles en un lugar más accesible. Se cambian las termisistencias, así como el alternador; se colocan pilotos y faros nuevos; se sustituyen los relojes del cuadro de mandos.

En cuanto al volante se acopla el de un Same que tiene un estriado compatible con el del Ebro y se ejecutan correcciones en el sistema de dirección que tenía daños severos (algún “ingeniero” había soldado el espárrago de la caja de válvulas al timón de dirección ocasionando, además de que el tractor no girase, tenía daños irreversibles porque el calor de la soldadura había deteriorado retenes y tóricas en el pistón hidráulico) Además, para solventar problemas que estos modelos tuvieron, se decidió acoplar timón de dirección y pistón hidráulico nuevos; implementación que se añade a la restauración de rótulas, casquillos y manguetas y que unido al caudal de 16 litros de la dirección, se obtiene un resultado óptimo, con una suavidad de dirección sin mácula.

Otra etapa estuvo marcada por la sustitución de las aletas que estaban podridas. Y llega el momento de la pintura. El proceso ha consistido en lijar y pulir las superficies. Aplicación de una capa de imprimación y, por último, pintado de chapas y carrocería en los colores corporativos de este modelo: azul y gris plateado. A destacar que el cuerpo se pinta con pintura anticalórica y que difiere ligeramente del plata-verdoso original.

PRUEBAS Y CONCLUSIONES

Pruebas: El que escribe, Miguel Ángel Rubio Sánchez, se declara aficionado a la marca –a la cual le procesa y rinde devoción–, ha sido el encargado de probar el “nuevo” vehículo por tierras de Lezuza (Albacete) haciendo “rutas”, labrando con apero y traccionando de remolque.
El comportamiento en todas las pruebas ha sido de lo más satisfactorio. De agradecer la velocidad de transporte gracias al grupo largo que incorpora este tractor en su línea de transmisión; agilidad en las maniobras a fin de línea; motor inagotable en transporte y en laboreo…

Conclusión: Consideramos, más allá del cercenado que preludia y pauta la economía, haber cumplido con nuestro proyecto inicial, haber salvado al tractor del achatarramiento o la exportación, sin piedad de su historia, solamente guiado por los sentimientos cainitas del dinero y sus derroteros agoreros y destructores. Podemos afirmar que hemos salvado a un tractor Ebro; nos ha quedado la satisfacción plena de haber podido enviarle a su inicial y legítimo dueño, a sus 85 años, un vídeo con el restaurado y funcionamiento de la máquina, para que pueda disfrutar, recordando, de sus pasos de antaño. En realidad, esta ha sido la verdadera hazaña, a la par de lo que hemos aprendido, porque la vocación primigenia es aprender.

Nos encontramos lejos de los burócratas que bullen en los ministerios, los que hipócritamente aprobaron esa Ley de achatarramiento, no para salvar vidas, sino para condescender ante las grandes multinacionales, que se aseguran que todos se vean obligados a consumir, independientemente de la escasa rentabilidad que está teniendo el campo en un mundo global, asegurándose una red de consumo de repuesto que sólo ellos pueden suministrar y que, además, tiene una dependencia mecánica del Servicio Oficial casi absoluta por la electrónica y sus complicaciones.

Estamos lejos de esa gente que toma decisiones alejados de la realidad con la que se lidia, cada día, en nuestros campos; un mundo que preludian y diseñan quienes desconocen a los hombres anónimos que se baten el cobre y se duelan día a día.

Queremos estar cerca de los que, sabiendo que nunca ocuparán una línea en la historia, luchan diariamente para que simplemente la vida siga su curso. Queremos poder escuchar el corazón de la gente que frecuenta sus hogares y dejar testimonio que el futuro, que se ha construido con la lucha presente, es todo lo que nos dejan por delante como ejemplo y lucha ya no sólo contra los elementos, sino contra las personas que deberían velar por sus intereses, pero que en realidad se rigen por otro tipo de designios más caprichosos y comprometidos con otras esferas del poder, lo crematístico y la mercadería de favores e intereses.

Las máquinas hay que exprimirlas hasta el final; otra cosa no puede ser rentable, para el planeta.






3 comentarios:

  1. ¡Vaya artículo curioso y bonito¡ El amigo Miguel Ángel es un erudito de la pluma y un aficionado al tractor indiscutible. Su artículo no puede ser de otra manera viniendo de él. Por otra parte mi amigo Helio, apasionado, al igual que yo y el citado Miguel Ángel, a la marca que hizo la revolución mecanica del campo, si bien le acompaño Massey Ferguson (FABRICACIÓN EBRO) en la andadura, habrá disfrutado, como sé que lo hace, al presentar en su magnífico blog, Más que Máquinas Agricolas, este entrañable y maravilloso artículo como nos ha contado Miguel Ángel, de la vuelta a la vida de un Tractor que marcó época e historia. No tengo palabras para agredecer este tipo de conductas y me considero totalmente de acuerdo con sus palabras hacía una ley injusta de achatarramiento, hecha desde un despacho y por gente que nada tiene de vinculación con esta bella profesión del campo. Desde aquí propondría la restauración de aquellos tractores de las marcas citadas y otras que marcaron una diferencia en la forma de trabajar en la agricultura española. Muchas Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Estimado amigo Francisco José Gutiérrez: Como ves nuestra a fición hacia unos mismos quehaceres colindantes nos trae a fecuentar unos mismos sitios. Gracias por tus palabras –siempre de aliento– que motivan a perseverar en estos duelos contra el tiempo de naturaleza poco común. No se puede luchar contra los arbitrios de un gobierno y de otro gobierno, pero sí que al menos siempre –si nos dejan– estaremos obligados a minifestar lo que sentimos como verdad. lo más importante del proceso lo que he aprendido y las personas que he conocido. Gracias doy por ello. Mucha suerte.

    ResponderEliminar
  3. ¡¡¡Imponente tu comentario!!!. Sentimos por igual esto. Yo, me emociono con esto, estaría dispuesto, eu un supuesto caso de restauración masiva de aquellas máquinas ELEMPLARES ESPAÑOLAS (TRACTORES) A COLABORAR ECONÓMICAMENTE, para que se sepa y perdure que en España también se fabricaban tractores, y muy buenos, en aquellos años, por otra parte perversos para algunos "progres" de hoy. Pero en fin ahí queda lo que se hizo. En una pregunta a un prestigioso Ingeniero Agrónomo, autoridad indiscutible, dedicado de por vida a la maquinaria me dijo cara a cara: "Francisco te doy dos consejos:" -No cambies de Marca si te ha ido bien-, -ganarás al cambiar tu tarctor, en similitud de prestaciones, poco en efeciencia real en tu explotación, en comodidad, mucho... y el campo no está para inversiones nunca amortizables... y tanta comodidad...

    ResponderEliminar